Ayudando a la gente al trabajar como niñera

En 2003, debido a la persecución perdí mi negocio. Después encontré un trabajo como niñera en una familia coreana. La pareja tenía dos niños, uno de 12 y otro de 5 años. La madre era devota cristiana. Dos veces a la semana llevaba a sus hijos a la iglesia.

Cuando comencé a trabajar para esa familia, el hijo menor estaba enfermo. Su madre me dijo que desde que tuvo gripe cuando tenía un año, sufría de mala salud. A menudo siente que tiene su garganta obstruida pero que no puede botar nada al toser. Ha tomado muchas medicinas y se ha tratado con muchas inyecciones.

Un día terminé temprano mi trabajo, cuando leía Escrituras Esenciales para Mayores Avances II, un libro de Falun Dafa, el niño vino a mi lado. Él tomó el libro y silenciosamente miró la fotografía del Shifu Li.

Le pregunté si sabía que él era el fundador de Falun Dafa y asintió. Le dije: "entonces recuerda "Falun Dafa es bueno" y "Verdad-Benevolencia-Tolerancia es bueno". Shifu Li cuidará de ti". Él asintió de nuevo. Me sorprendí, no pensé que entendería chino.

La vez siguiente en que la madre fue a la iglesia, el hijo menor insistió en quedarse en casa conmigo. Su madre tuvo que irse sin él. Se levantó su camiseta y me mostró unas manchas circulares. Le pregunté si le picaban y él asintió. Le enseñé los poemas del Shifu Li, los repitió y los aprendió con fluidez. Poco después de eso, esas irritaciones a su piel desaparecieron.

Desde esa vez, se negó a ir a la iglesia. A menudo se quedaba en casa conmigo. Pensé que tenía una conexión especial con Falun Dafa y durante el año que trabajé en esa casa, no tuvo que tomar ninguna medicina.

Su madre me dijo, "Falun Dafa es bueno. Muchos coreanos lo practican en Corea".

Después, la familia regresó a Corea. Fui a trabajar con otras familias. Estuve con más de 20 familias en 10 años. Experimenté muchas dificultades, pero eso no fue nada comparado con la alegría de ayudar a la gente.

A continuación hay unas pocas historias:

Una pareja de ancianos comenzó a practicar Dafa
En 2006, me traslade a un hogar de un hombre llamado Wang. Tenía casi 80 años y era un funcionario jubilado del partido comunista chino (PCCh). Desde hacía cuatro años que estaba semiparalizado. Su esposa era un año más joven; él tenía mal carácter debido a su incomodidad física, lo que causaba mucho dolor a su esposa.

El hombre me pidió que lo ayudara con un masaje en la espalda. Le dije que no podía hacer eso, pero que tenía una solución mejor. Como no podía hacer los ejercicios, entonces le leí "Zhuan Falun". También puse el video del Shifu Li con las lecciones y los DVDs que exponen los hechos de la persecución a Falun Dafa.

En dos meses, el cabello de la pareja se volvió de gris a medio negro. Sus cejas blancas también se pusieron negras. Sus hijos se veían muy felices y sabían que Dafa era bueno. Sin embargo, todos en la familia eran miembros del PCCh y no querían renunciar, aunque ellos sabían que el PCCh es malo. El anciano, incluso fue perseguido durante la Revolución Cultural.

Una mañana, súbitamente al anciano le faltó la respiración. Su esposa llamó a su hijo y cuando este llegó, su padre ya estaba bañado en sudor; su cara se puso púrpura. La situación era desalentadora. Me senté y envié pensamientos rectos.

Con mi tercer ojo vi que su corazón estaba abarrotado con la hoz y el martillo del logo del PCCh. Le pedí ayuda al Shifu Li e hice explotar el logo con un relámpagos divinos. Después de eso, él pudo respirar.

Cuando el doctor llegó con su hijo, él ya estaba bien. La Sra. Wang dijo que la noche anterior, cuando tuvo pesadillas, él murmuraba y se rascaba con frecuencia el cuello.

Les dije que era debido a que ellos no querían renunciar al PCCh, sin embargo querían practicar Falun Dafa. Esta es la práctica de cultivación para el cuerpo y la mente de más alto nivel y el espectro comunista tenía un asidero desde el cual tomarse y podía perseguirlos. Los demonios podridos querían sus vidas porque estaban celosos porque habían obtenido Falun Dafa. Entendió y renunció al PCCh.

Sin embargo, el Sr. Wang no quiso renunciar. Cuatro meses más tarde, tuve que cuidar a mi suegro, por eso dejé a la familia Wang. El Sr. Wang estaba triste, "Pensé que podría tenerte hasta mi muerte, pero ya no tengo suerte". Le respondí "Usted es afortunado. De 7.000 millones de personas en el mundo, muchos no han sabido de Falun Dafa. Pero usted ya ha leído el Fa de Buda.

No se preocupe. Cuando tenga tiempo los visitaré".

Los visité dos meses más tarde. La Sra. Wang recién salía del hospital. Se cayó y se hirió las piernas. El doctor sugirió una cirugía y le comunicó a la familia que sin esta, la Sra. podría estar confinada a la cama.

Los hijos querían seguir los consejos del doctor, pero la Sra. Wang dijo "Ya tengo 80 años, no quiero hacer eso. Quisiera confiar mi vida al Shifu de Falun Dafa". Insistió en dejar el hospital de modo que los hijos la llevaron a casa.

Contrató a otra practicante de Falun Dafa para cuidarla y en dos meses, ya pudo cuidarse a sí misma. Toda la familia fue testigo nuevamente de los poderes de Dafa y todos ellos renunciaron al PCCh.

Un hombre de negocios renuncia al PCCh
El año pasado, cuidé a un bebé. El hombre de la familia era rico y había estado en el ejército durante 10 años. Era orgulloso de su pasado ya que hizo mucho dinero durante su carrera militar.

Una vez conversó conmigo después de la comida: "Usted dice que el PCCh es corrupto, ha obtenido ese conocimiento a través de los libros. Yo lo he visto con mis ojos. ¿Sabe qué hice durante mis 10 años de servicio militar?

"Acompañé a funcionarios con un alto rango cuando iban a apostar o conduje a soldados para que instalaran postes de electricidad. Sin embargo, las autoridades controlaban las telecomunicaciones. No lo hacían por el pueblo, sino por dinero":

"La gente promedio nunca ha visto sumas de dinero tan enormes. Tenía que acompañar a esos funcionarios a jugar toda la noche. Para ellos, perder 200.000 ó 300.000 por noche era normal. Ahí fue cuando comenzaron mis problemas de estómago".

"No hacíamos cosas buenas cuando instalamos los postes de electricidad. Comenzábamos cavando en los campos de la gente sin sus permisos. Si los pobladores nos rodeaban, llamábamos y obteníamos dos vehículos llenos de policía armada que comenzaban a reprimirlos".

Una vez una mujer con su bebé se arrodilló, abrazó mis piernas y suplicó llorando "Por favor no arruine mi campo. Confiamos en éste para llegar a fin de mes. Yo dudé, pero un soldado que estaba cerca la empujó fuera de mis piernas y la golpeó con una piedra en la cabeza".

"¿Murió la mujer"? pregunté con mucha preocupación
"No, ella se salvó", respondió. "El ejército le pagó 20.000 yuanes. El soldado que la hirió no tuvo que sufrir ninguna consecuencia. Incluso, cuando un campesino es asesinado, el ejército simplemente amenaza a los pobladores".

Le dije que renunciara al PCCh. El bebé se despertó en ese momento, por lo que no conversamos más.

Dos días después, hubo un terremoto en Changchun, provincia de Jilin. Conversamos sobre la noticia. Le dije que Changchun es un lugar donde se persigue muy severamente a los practicantes de Falun Dafa y que el terremoto era una forma de retribución kármica. Perdió su compostura y gritó, "¡No me digas ese tipo de cosas!"

Su esposa y yo lo miramos estupefactas. Sabía que se había sobrepasado y cambió el tema.
Después de comer me comento: "Tengo un dragón rojo sobre un hombro y un dragón verde en el otro. Compitamos y veamos cuál es más poderoso".

"No hay necesidad. Sus dragones no pueden resistir un dedo mío", le dije. "Sé que tiene factores del comunismo en su cuerpo. Puedo sentir el escalofrío cuando usted está en casa. Sin embargo, usted es una persona amable. Está influenciado por ese espectro por eso perdió su temperamento. Lo he estado eliminando para usted".

Pocos días después vino a la cocina y dijo: "Quiero renunciar al PCCh". Di la bienvenida a su decisión diciéndole: "Eso es sabio".

Una pareja de ancianos rejuvenece
Trabajé para otra familia. El hombre era un funcionario jubilado del PCCh y relacionado con la Sra. Wang (quien fue mencionada anteriormente en este artículo). Me preguntó mi edad, le dije que tenía más de 40 años. "¿Realmente? Pareces casi de 30" La pareja me comentó que habían practicado Falun Dafa pero que no había seguido cuando comenzó la persecución..

Cada vez que el hombre salía, la mujer leía conmigo Zhuan Falun. Podía oír nuevamente y su pelo blanco se puso negro. Incluso podía dar caminatas fuera de la casa. Sus hijos decían que nuevamente rejuveneció.

El hombre vio los cambios en su esposa y me pidió que continuara practicando Falun Dafa con ella. Pero dijo, "No creo que los dioses existan".

Le respondí que nuestros ancestros chinos creían en seres superiores, incluso los emperadores sabían eso. Sin embargo, el Partido Comunista es ateo y lava el cerebro del pueblo chino para que no crea. Dijo que tampoco creía en el PCCh y rehusó a renunciar.

Este ir y venir se repitió algunas veces. Perdí confianza y quise dejar a su familia. La primera vez que me decidí a renunciar, su nieta no quiso dejarme ir, me ofreció un aumento de 200 yuanes. Me quedé.

La próxima vez que quise irme, me robaron la bicicleta. Me di cuenta que tal vez no era el momento para que yo dejara todavía a esa familia.

Lo mantuve en mis pensamientos rectos. Escribí en la puerta la fórmula que Shifu nos enseñó: "El Fa rectifica (zheng) el cosmos (qian kun): el mal (xie e) está completamente (quan) eliminado (mie)".

Esa noche, cuando enviaba pensamientos rectos, vi que un zorro blanco saltaba arriba y abajo en su corredor y que estaba atrapado ahí.

Le dije "Tú también eres un ser viviente. El universo está en el proceso de rectificación del Fa. Todos los seres se están reposicionando. Esta vez no te dañare, pero tu deberías asimilarte a este Fa en otras dimensiones y así tendrás un buen final". Abrí la puerta en la otra dimensión y salió corriendo.

Me di cuenta que un zorro estaba controlando al viejo hombre y bloqueándolo para que fuera salvado. La fórmula atrapó al zorro, para que no pudiera salir.

Después de esto, la actitud del anciano cambió. Fue amistoso y no se resistió más a la verdad. Dos años más tarde tuve que partir. La pareja estaba triste, "Sólo estuvimos dos años juntos".

"Todas las relaciones son predestinadas, cuando llega el momento, llega", les dije "Por eso todos deberíamos atesorar nuestro tiempo juntos".

Dijo que sus puertas siempre quedarían abiertas para mí. Le agradecí y dije, "Está bien si no quiere retomar Falun Dafa, es su propia decisión. Pero no esté en contra de Dafa". Dijo que apoyaba a Falun Dafa.

Hay muchas historias similares. Tuve experiencias bien milagrosas con algunos de mis empleadores. Estoy compartiendo mis historias para ayudar a más gente a conocer la belleza y el poder de Falun Dafa.

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2015/3/25/149468.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.