Cómo evitar caer en la trampa de las emociones humanas (1ª parte)

Me he fijado que a algunos practicantes les resulta difícil identificar sus emociones, las cuales por supuesto están directamente relacionadas con las tribulaciones a las que se enfrentan. Me gustaría compartir mi perspectiva sobre este tema, con la esperanza de ayudar a otros para que puedan evitar caer en la trampa de las emociones.

Los practicantes de Dafa se enfrentan a algunas tribulaciones, siendo desconocedores de las verdaderas razones que se esconden detrás de ellas, que con frecuencia son sus propias emociones. Cuando una tribulación o una prueba nos deja la sensación de maravilla, agrado, comodidad y satisfacción, tal como los buenos sentimientos que comparten un hombre y una mujer, se torna especialmente difícil detectar los factores negativos que entran en juego.

Como nos cultivamos en una dimensión que se basa en el sentimiento y nuestras emociones están mezcladas o conectadas a muchos de nuestros apegos, las viejas fuerzas se valen de ello para crearnos toda clase de tribulaciones. Por esta razón, muchas veces se refieren a las emociones como "demonios".

Aunque nuestras emociones se manifiesten de una miríada de formas en nuestra vida diaria, sólo un practicante de Dafa que estudia bien el Fa podrá identificarlas correctamente y eliminarlas. Si no logramos identificarlas, constantemente sufriremos sus interferencias.

Una manifestación de emoción es el amor romántico entre un hombre y una mujer. Las viejas fuerzas usan este apego, como una excusas para perseguir a los practicantes de Dafa. El amor al que me refiero, no es el que existe entre marido y mujer, el cual en sí mismo es un apego, sino a las relaciones impropias entre un hombre y una mujer, cuando no están casados. Estos sentimientos algunas veces son difíciles de detectar, puesto que se manifiestan de una manera sutil y nos dejan sentirnos bien, admirados, apreciados, anhelados, deseados, unidos sentimentalmente y así sucesivamente.

Los valores morales que los dioses han estipulado para la humanidad han sufrido un gran deterioro. En la sociedad ha surgido una gran cantidad de relaciones inmorales y muchas están consideradas "novedosas", como ser la amante de un hombre o jactarse de innumerables aventuras amorosas ilícitas o "líos". Las personas se vanaglorian abiertamente de sus conquistas en el sexo opuesto, hinchándose de orgullo.

Como practicantes de Dafa que nos cultivamos en medio de la sociedad común, debemos abstenernos de tener cualquier comportamiento inmoral. No sólo no debemos comportarnos como la gente común, debemos eliminar todas las intenciones y excusas que nos lleven a seguir las tendencias.

Estos son los tres puntos principales que me gustaría aclarar:
1. La idea de una "amistad" o de una "relación íntima" entre un hombre y una mujer, nunca existió en la cultura o en la historia tradicional china. Esta proviene de una mentalidad moderna y retorcida.

2. Todos los practicantes, tanto hombres como mujeres, debemos cuidar nuestro comportamiento, especialmente si nos toca trabajar juntos en distintos proyectos de Dafa. Si no prestamos atención a nuestro carácter, mientras trabajamos juntos, podría surgir algún sentimiento. Esto no quiere decir, que debemos evitar las situaciones que requieran que trabajemos con el sexo opuesto.

3. Aunque no es realista vivir en un mundo sin emociones humanas, tenemos que equilibrar bien las cosas con el sexo opuesto. Esto se puede lograr mejor, si mantenemos una correcta distancia emocional y física. Si nosotros mismos estamos claros, ayudaremos a traer transparencia a la relación. Si estamos confundidos en este asunto, podríamos confundir a la otra persona. Los ancianos siempre elogiaban a un hombre que podía mantener una relación con una mujer tan limpia/clara como el agua. Creo que esta idea nos puede servir de referencia para nuestro propio comportamiento.
(continuará).

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2012/12/15/136670.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.