Una persona desafortunada obtiene felicidad

Soy una mujer de 71 años viviendo en una zona rural de la provincia de Hebei. En el pasado, la gente me calificó como una persona desafortunada debido a las numerosas enfermedades y tribulaciones que había experimentado. Sin embargo, ahora soy muy afortunada y fui bendecida desde que empecé a practicar Falun Dafa.

Practicando Falun Dafa
Estuve afectada por una enfermedad a los 30 años. He sufrido de edema (exceso de líquido), artritis reumatoide, falta de irrigación de la sangre al corazón, tumores uterinos y debilidad en la pierna. Apenas podía levantarme una vez que me arrodillaba. Mi esposo estaba trabajando en Beijing en ese momento, así que me fui a un hospital de Beijing para el tratamiento.

He recibido varios tratamientos médicos occidentales y chinos como la acupuntura, pero sin éxito. He tenido muchos problemas y dificultades. Cuando cumplí 53 años, mi marido murió de una enfermedad. A los 60, mi hijo mayor de 28 años también murió de enfermedad. Dejó a su hijo de dos años que tenía que ayudar a cuidar. Además, mi nieto fue abandonado por su madre cuando tenía sólo 18 días de edad.

Mi hija estaba casada y mi hijo menor trabajando en la ciudad, por lo que era la única que se quedaba en casa para cuidar de los recién nacidos. También tenía que hacer frente a una casa de 8 habitaciones que necesitaba reformas, cinco acres de tierra para cultivar y una madre de 80 años de edad. Parecía imposible para mí vivir de esa manera.

Fui a visitar a uno de mis familiares en marzo de 1997. Cuando llegué, vi varias personas leyendo un libro y practicando los ejercicios. Mi pariente explicó que el libro se llamaba "Zhuan Falun" y estaban practicando los ejercicios de Falun Gong. Dijo que Falun Gong requiere que vivamos con más benevolencia y seamos buenas personas. La práctica tiene grandes efectos curativos. Esa noche, leí Zhuan Falun y practique los ejercicios con ellos. He ido allí diariamente desde esa noche. Veinte días más tarde, todos mis enfermedades desaparecieron milagrosamente y estaba muy bien de salud.

Soportar la estructura de un granero con una mano
Durante la temporada de cosecha en 2004, fui a recoger algo de trigo al granero para los fideos. Había un pequeño orificio debajo del granero con una pequeña puerta. Levanté la puerta para que el trigo saliera poco a poco, luego usé una bolsa para recoger el trigo. En ese momento, el granero contenía más de 1.500 kilos de trigo. De repente, su estructura se vino abajo sobre mi hombro. Yo pensé: "soy una practicante de Falun Gong y tengo la protección de Shifu. ¿Cómo puede caer sobre mí?" sólo con este pensamiento en mente, he mantenido la pared del granero con una mano. Yo sabía que Shifu me protegía.

Algunas telarañas habían caído sobre mi cabeza, así que fui a limpiarme. Durante la limpieza, sentí un poco de dolor en mi hombro izquierdo, luego ví que mi clavícula sobresale a través de la piel. La empujé hacia atrás, a su posición original con mi mano derecha; probablemente estaba quebrada en ese momento.

Cuando mi sobrino supo que había sido aplastada por el granero, rápidamente corrió y dijo: "Deja de hacer eso y ve a un médico especialista en huesos en Longwangmiao. Contesté: "Estoy bien. Vuelvan a sus trabajos. Estaré bien luego de practicar los ejercicios". Me dio una curiosa mirada y se fue. "Llama, si me necesitas".

Más tarde, reparé el granero yo misma y logre cosechar todos los cultivos a tiempo. Mi sobrino dijo a los aldeanos: "mi tía es bendecida por Falun Gong".

Herbicida paraquat milagrosamente aumenta el rendimiento de los cultivos
En la primavera de 2005, la cosecha de cebada fue invadida por insectos. Los vecinos de mi pueblo aplicaron algunos herbicidas para el campo para ayudar a eliminar los insectos. Yo no sabía que el herbicida paraquat también mata a los jóvenes cultivos. Compré algunos y los apliqué a 3,5 hectáreas. Tres días más tarde, un vecino vino a mi casa y me dijo: "fui al campo y los jóvenes cultivos se están volviendo amarillos. Están muriendo". Mi sobrino fue al campo conmigo y suspiró: "Tía, quitalos y replanta con cacahuetes".

Yo pensé: "tengo que esclarecer la verdad y salvar a los seres vivientes. No tengo tiempo de quitar los cultivos y plantar otros. Me doy cuenta de que he aplicado mal los herbicidas. Sin embargo, ha crecido en un campo de practicantes de Dafa y se supone que son bendecidos. No quiero destruirlos. Espero que crezcan bien".

Caminé por el campo y, a continuación, me fui a casa. La segunda vez que regué los cultivos, me di cuenta de que estaban creciendo un poco más que en el campo vecino. Empecé a cantar "Falun Dafa es bueno" para regar los cultivos.

Ese año, la producción de cebada ha superado increíblemente las 2.200 libras. Los aldeanos que lo sabían, quedaron muy sorprendidos y dijeron: "Falun Gong es increíble. Incluso el Paraquat no destruyó sus cultivos".

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2013/12/23/苦命人终得幸福-284376.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2014/1/17/144443.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.