Adoptan un nuevo convenio internacional que convierte el tráfico de órganos en un delito penal

El Consejo de Europa aprobó recientemente un nuevo convenio internacional para que el tráfico de órganos humanos para trasplante sea un delito penal. El convenio se pondrá a disposición de los miembros estatales y miembros no estatales del Consejo de Europa para su firma.

España será el anfitrión de la ceremonia de apertura de firmas a finales de 2014 o principios de 2015.

En su página oficial, el Consejo explica los antecedentes que llevaron a adoptar este nuevo convenio: "La escasez de órganos, la disparidad acentuada por la crisis económica, las grandes diferencias entre los sistemas de salud y la codicia de los traficantes sin escrúpulos en los últimos años han dado lugar a un aumento en el turismo de trasplantes y el tráfico de órganos humanos.

El Consejo considera al tráfico de órganos humanos una violación de la "dignidad humana y el derecho a la vida" y "una grave amenaza para la salud pública".

Si bien el Convenio deja abierta las puertas para que las partes decidan sobre la cuestión de seguir acciones legales a los donantes que participan voluntariamente en el comercio de órganos, el cirujano que lleva a cabo la sustracción o la implantación estará siempre bajo la obligación de criminalización.

El nuevo convenio "tiene por objeto armonizar el sistema penal en Europa para enjuiciar más eficazmente a las personas y las organizaciones criminales responsables de este tipo de tráfico", tal como se cita en la ficha oficial de datos.

Diferentes países han adoptado diversas versiones de sus propias leyes penales contra el tráfico de órganos.

En 2008 Israel, un estado asociado de la Unión Europea, estableció un derecho penal que prohíbe a sus ciudadanos someterse a un trasplante ilegal de órganos en el extranjero. Los gastos relacionados de tales operaciones ilegales no serán cubiertos por las compañías de seguros.

Dr. Jacob Lavee, un médico israelí del hospital más grande en el Medio Oriente, el Centro Médico Sheba en Tel Hashomer, fue el que influyó más para conseguir que la ley fuera aprobada. Él comenzó a notar este problema, cuando sus pacientes en cuestión de dos semanas obtenían trasplantes de corazón en China después de conseguir los órganos compatibles. Continuando con la investigación de esta situación, él llegó a la conclusión de la existencia de una sustracción forzada de órganos, independiente de las denuncias realizadas por los practicantes de Falun Gong.

España aprobó una ley similar en 2010, sometiendo a los infractores de esta acción delictiva de 3 a 12 años de prisión.

Australia, también modificó su legislación penal de 1995 para incluir el tráfico de órganos como un delito penal, en marzo 2013.

La Unión Europea aprobó una resolución el pasado mes de diciembre, condenando y pidiendo el fin de la sustracción forzada de órganos a presos de conciencia en China, una gran mayoría de los cuales son practicantes de Falun Gong.

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2014/7/23/欧洲颁新公约-促各国立法刑事打击人体器官贩卖-295098.html

Versión en inglés disponible en: ttp://en.minghui.org/html/articles/2014/7/25/2217.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.