Practicantes torturados más allá de poder ser reconocidos (parte I)

De los cientos de miles de practicantes de Falun Gong que han sido detenidos ilegalmente en China por su creencia en los últimos 16 años, muchos fueron torturados más allá de poder ser reconocidos, aun por sus seres queridos.

El Sr. Geng Chunlong de la ciudad de Dashiqiao, provincia de Liaoning
En octubre de 1999, cuando se dirigía a Beijing para apelar por su derecho para practicar Falun Gong, el Sr. Geng fue arrestado por la policía local junto con su madre, hermana, cuñado e hija. La noche del arresto, fue golpeado por el oficial Zhang Haishen durante varias horas, lo cual dio como resultado en una severa inflamación en el rostro. Al día siguiente, cuando fue llevado a ver a su familia, todos quedaron sorprendidos. Su sobrina de 7 años de edad no lo reconoció hasta que el trato de sonreír y dijo: "Estoy bien".

La Sra. Wu Lijun de la ciudad de Harbin, provincia de Heilongjiang
Mientras cumplia una condena de nueve años en prisión en la cárcel de mujeres de Heilongjiang, la Sra. Wu padeció varias formas de abuso físico y tortura, fue golpeada, electrocutada con bastones eléctricos, colgada, confinada a una pequeña celda, encadenada a una silla de hierro y le pusieron inyecciones con sustancias desconocidas. Su apariencia cambio tan dramáticamente que su hermana no reconoció a la anciana mujer en que ella se había convertido.

La Sra. Liu Shufen e de la ciudad de Daqing, provincia de Heilongjiang
La Sra. Liu fue sentenciada a pasar 11 años en la cárcel de mujeres de Heilongjiang, donde fue golpeada, colgada por largos periodos de tiempo, privada del sueño y le negaron el acceso al cuarto de baño. Para protestar por su tratamiento de enfermedad, ella hizo una huelga de hambre de siete meses y fue alimentada a la fuerza. Su propia madre no la reconoció cuando la visitó en la prisión. En ese momento la Sra. Liu estaba en los huesos.

Método de tortura: Colgado

La Sra. Zhang Yi de Shanghai
La Sra. Zhang fue detenida ilegalmente durante un mes en el año 2013, fue sometida a abuso físico por los presos asignados para monitorearla. Para protestar ella hizo una huelga de hambre, pero fue alimentada a la fuerza y golpeada. Su hija de 6 años de edad no la reconoció y se negó a llamarla "Mami".

La Sra. Yifang de la ciudad de Guangyuan, provincia de Sichuan
En el momento de estar encarcelada en la cárcel de mujeres de Chengdu, la Sra. Zhu fue aislada en una pequeña celda durante todo un año y no se le suministro suficiente comida. Experimentó un edema tan severo que no podía caminar. El abdomen de la Sra. Zhu se hinchó por la retención de líquido y desarrolló una gran hinchazón en la espalda. Se le suministraron inyecciones con una sustancia desconocida. En junio de 2009, cuando su hijo ya crecido la vio, se echó a llorar.

Había crecido una gran hinchazón en la espalda de la Sra. Zhu

El Sr. Zhang Changjiu de la ciudad de Fushun, provincia de Liaoning
El Sr. Zhang fue sometido a una tortura tan brutal y a inyecciones con sustancias desconocidas, mientras cumplia una condena de cuatro años en la cárcel de Dongling en la ciudad de Shenyang en el que ni su hija pudo reconocerlo cuando lo visitó

El Sr. Yu Huaicai de la ciudad de Harbin, provincia de Heilongjiang
El Sr. Yu fue enviado a un campo de trabajos forzados después de un arresto ilegal. En sólo cuatro meses, su peso bajo de 100 kg a aproximadamente 45 kg. Sufrió de incontinencia y perdió su voz. Su rostro se deformó al punto que asustó a su propia hija durante una visita. Ella gritó y corrió fuera del salón de visitas.

La Sra. Li Xiuzhen de la ciudad de Shandong
Durante el tiempo que estuvo encarcelada en la cárcel de Jinan, la Sra. Li fue sometida a varias formas de tortura. Ella comenzó una huelga de hambre para protestar y fue alimentada a la fuerza. No se le permitió dormir durante cuatro semanas seguidas y era golpeada diariamente. Cuando quedó en libertad condicional por razones médicas, fue desahuciada y dejada al borde de la muerte. Su hija de 13 años de edad se desmayó en el momento que vio a su madre.

La Sra. Wei Xinrong del condado de Mian, provincia de Shaanxi
Mientras fue detenida ilegalmente en la Campo de trabajos forzados para mujeres de Xi’an, la Sra. Wei se dio cuenta que la sopa que le habían dado estaba envenenada. Después de eso, ella evitaba comer la sopa. Entonces los guardias le tiraron del cabello, le bajaron la cabeza hacia atrás y le vertieron la sopa en su garganta. Los guardias usaron la prendas de vestir de ella para limpiar la sopa que se había derramado en el suelo y luego las tiraron a la basura. A comienzos del invierno, la Sra. Wei solamente tenía un suéter sucio para ponerse. Su esposo no podía creer lo que vieron sus ojos cuando la visitó, porque estaba flaca y sucia.

La Sra. Zhao Shuxiang de la ciudad de Hegang, provincia de Heilongjiang
La Sra. Zhao fue arrestada porque apeló por su derecho a practicar Falun Gong y fue ilegalmente detenida en el Centro de detención del condado de Luobei. Después de hacer una huelga de hambre durante ocho días, la alimentaron a la fuerza. Los guardias le insertaron un tubo grande por su garganta y le suministraban una solución salina. Una vez, ella vomitó una gran cantidad de sangre y estuvo al borde de la muerte. Cuando su esposo recibió una llamada del centro de detención, se apresuró para ir a verla, pero no la reconoció hasta que el director de la cárcel le aseguro que era la Sra. Zhao.

La Sra. Yang Junying del condado de Ningxiang, provincia de Hunan
El año 2005 y después de haber sido arrestada, la Sra. Yang fue enviada al campo de trabajos forzados para mujeres de Baimalong en la ciudad de Zhuzhou. La obligaron a ver programas de televisión que difamaban a Falun Gong, privada del sueño, le negaron el uso del cuarto de baño. Fue golpeada y obligada a sentarse en un pequeño banco durante 18 horas al dia porque se rehusó a renunciar a su creencia. Más adelante, la obligaron a trabajar largas horas al día, durante dos años. Fue abusada física y verbalmente hasta que desarrolló una hipertensión arterial y entumecimiento crónico en sus pies. Cuando fue dejada en libertad condicional a finales de 2006, se veía tan envejecida que su propio esposo no pudo reconocerla.

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2015/9/11/152486.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.