Dichos chinos: un ganso salvaje lleva un mensaje lejos

Los antiguos chinos utilizaban estas aves fieles para enviar mensajes colocando pequeños pergaminos en sus patas.

Un ganso de Canadá vuela bajo un cielo azul claro. En la cultura tradicional china, el ganso salvaje simboliza una carta o un intercambio de correspondencia debido a su uso por los antiguos chinos para llevar mensajes a través de largas distancias. (Janet Forjan-Freedman/Photos.com)

Los gansos silvestres son aves migratorias que viajan grandes distancias a lo largo de rutas bien definidas cada año entre sus lugares de cría en el norte y zonas de invernada en el sur.

Aprovechando su instinto natural para seguir el cambio de las estaciones en su viaje anual de norte a sur, los antiguos chinos utilizaban estas fieles aves para enviar mensajes colocando pequeños pergaminos en sus patas.

Con esta práctica, la oca salvaje, 鴻雁(hóng yàn) o雁 (yàn), se convirtió en símbolo de una carta o un intercambio de correspondencia en chino y el modismo 鴻雁傳書 (hóng yàn chuán shū), literalmente "un ganso salvaje entrega un mensaje", describe vívidamente el uso de estas aves como mensajeros.

Una de las historias más famosas asociadas con este modismo es la de Su Wu (蘇武), un leal mensajero enviado en una misión diplomática a Xiongnu (匈奴) en el año 100 a. C. por el Emperador Wu (漢武帝) durante la dinastía Han (206 a. C hasta 220 d. C.).

Los Xiongnu, invasores por largo tiempo de China, intentaron forzar a Su Wu a rendirse. Cuando se negó, lo desterraron a un lugar desolado y remoto, a cuidar ovejas hasta que "sus carneros dieran leche".

En el 81 a. C, en el marco de las negociaciones de paz entre las dos partes, un enviado de Han fue a los xiongnu en busca del regreso de Su Wu.

Los Xiongnu intentaron engañar al enviado diciendo que Su Wu ya había muerto. Sin embargo, el enviado se enteró de la verdad por un miembro de la delegación original de Su Wu.

El hombre aconsejó al enviado decirle al rey Xiongnu que el Emperador Han recientemente había derribado un ganso mientras cazaba y encontró un pedazo de tela atada a las patas de la Oca con un mensaje que decía que Su Wu y otros de su delegación estaban detenidos en un lugar cerca de un lago.

Sorprendido al oír estas palabras, el rey Xiongnu admitió que Su Wu y los otros estaban de hecho allí.

Por lo tanto, Su Wu y sus compañeros, finalmente, fueron liberados y devueltos a China, luego de 19 años de cautiverio.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.