El régimen de Jiang viola los principios de “Libertad, Igualdad y Fraternidad” de Francia

El dictador chino Jiang Zemin lleva más de cuatro años persiguiendo a Falun Gong, todo por su celo y su propia voluntad. Durante estos cuatro años sangrientos, al menos 870 practicantes inocentes de Falun Gong fueron brutalmente asesinados. Al mismo tiempo, el régimen de Jiang expandió difamaciones y calumnias contra Falun Gong hacia los países fuera de China. Recientemente, el régimen de Jiang expandió su persecución a Francia contra los pacíficos y sensatos practicantes de Falun Gong, violando así los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad, muy apreciados por el pueblo francés.

Del día 24 al 26 de enero, días antes de la visita oficial del presidente chino Hu Jintao a Francia, decenas de practicantes de Falun Gong venidos desde Inglaterra, Alemania, Francia, Taiwán, Noruega, etc. fueron arrestados por los policías franceses mientras repartían materiales de información de esclarecimiento de la verdad de Falun Gong. Fueron llevados a las comisarías, les retiraron temporalmente sus documentaciones y fueron liberados después de cuatro horas de detención. También hubo practicantes de Falun Gong que no hicieron nada, ni siquiera llevaban ropas con símbolos de Falun Gong y aun así también fueron injustamente arrestados; un policía incluso registró forzosamente el cuerpo de una practicante femenina de Alemania. Esta noticia sorprendió al pueblo francés. Cuando algunos practicantes fueron liberados, los policías apuntaron “sin razón” en el apartado de “razón de arresto” de sus registros. Algunos policías reconocieron que sus actos eran muy inadecuados, muchos dijeron sin más remedio: “esto son ordenes de los mandos superiores. Ellos tendrán que pensar en el interés económico de Francia.”

Los actos anómalos de la policía francesa indican claramente que fueron presionados y amenazados por el régimen de Jiang. Según un residente chino en París: “hace varios meses, la embajada china en Francia ya propagaba al gobierno francés, a la policía francesa y a las comunidades chinas diciendo que los practicantes de Falun Gong iban a enturbiar las actividades de celebración del año nuevo chino y la visita de presidente Hu Jintao a Francia.” Las comunidades chinas también recibieron estas difamaciones por parte de régimen de Jiang, sin embargo, la constante paz y sensatez de los practicantes de Falun Gong lograron el reconocimiento de la sociedad. Por el contrario, el que enturbia es justamente el régimen de Jiang, que persigue sangrientamente a Falun Gong y viola los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad que representa el espíritu francés.

En muchas ocasiones anteriores, el régimen de Jiang ya presionó a gobiernos de países democráticos para enturbiar las actividades legítimas de los practicantes de Falun Gong. En el mes de abril de 2002, cuando el dictador chino Jiang Zemin visitaba Alemania, para evitar encontrarse con los practicantes de Falun Gong, había propagado muchas calumnias y difamaciones a los policías alemanes en contra de Falun Gong. Esto condujo a no permitir a los practicantes acercarse a la avenida por donde iban a pasar los coches de Jiang Zemin. Después de esta incidencia, los representantes de los practicantes de Falun Gong contactaron con el Ministerio del Interior de Alemania para esclarecerles la verdad de Falun Gong y explicarles la persecución que está sucediendo en China; además les explicaron los pacíficos principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia de Falun Gong. El gobierno del condado de Berlín investigó sobre el asunto y pidió oficialmente disculpas a los practicantes de Falun Gong asegurando que jamás ocurrirán incidencias similares en el futuro.

En el mes de junio de 2002, cuando Jiang Zemin visitaba Islandia, el gobierno denegó la entrada a practicantes de Falun Gong según una lista negra ofrecida por el régimen de Jiang. Este suceso provocó una tormenta política en Islandia. El periódico más grande de la isla publicó un gigantesco anuncio que ocupaba cuatro paginas enteras con el título “PERDÓN” en tres grandes caracteres chinos y el subtitulo fue: “Pedimos disculpas a los practicantes de Falun Gong”. Este anuncio fue publicado en nombre de 450 diputados y personajes famosos de la sociedad y causó una gran sensación en todo el país. El pueblo islandés salió a la calle durante 3 días consecutivos para manifestarse a favor de Falun Gong. Según un manifestante, la prohibición de la entrada de practicantes de Falun Gong a Islandia es una vergüenza para el pueblo islandés. Bajo la enorme presión del pueblo, el gobierno permitió por fin la entrada de los practicantes de Falun Gong.

Esta incidencia en Francia es una repetición de las barbaridades del régimen de Jiang ocurridas en Alemania e Islandia. El hecho de que el régimen de Jiang pueda presionar y amenazar a los gobiernos de países democráticos es por intereses económicos, dinero saqueado del pueblo chino. Por supuesto, ciertas personas del gobierno francés deben responsabilizarse por sus actos, ellos solo han prestado atención a los intereses económicos y ayudaron sin darse cuenta al régimen dictatorial de Jiang a perseguir la conciencia de la gente benevolente, violando el espíritu tradicional francés de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Los miserables y malvados métodos del régimen de Jiang no pudieron impedir las actividades de manifestación pacífica de los practicantes de Falun Gong. Según la Agencia de Noticias de Francia, los más de seiscientos cincuenta practicantes de Falun Gong venidos de muchos países de Europa se reunieron en París el día 25 de enero para protestar por la persecución de Jiang Zemin contra Falun Gong. La noticia dijo que los protestantes venían de Austria, Inglaterra, Alemania, Rusia, Suecia, etc. así como también había practicantes de Australia, EE.UU. y de Taiwán. Todos sostenían en la mano pancartas donde ponía: “Falun Gong es pacífico”, “Juicio global contra Jiang Zemin”, etc. Ellos se manifestaron y desfilaron por el centro de París, el orden era extraordinariamente bueno.

La intromisión del régimen de Jiang Zemin durante la visita de Hu Jintao a Francia no solo era para difamar a los practicantes de Falun Gong sino también para intentar causar enfrentamientos entre los practicantes y otros altos funcionarios del gobierno chino para así involucrarles en la persecución contra Falun Gong y convertirles en sus cómplices. Sin embargo, sus despreciables trucos fueron inútiles. Los practicantes de Falun Gong solamente se oponen al régimen de Jiang, el cual inició y promovió la persecución. Los practicantes tratan de forma distinta a otros altos funcionarios del gobierno chino. Cuando el primer ministro chino Wen Jiabao visitó a EE.UU., los practicantes mostraron pancartas donde ponían “Bienvenido a Wen Jiabao por su visita a EE.UU.” y “Castigo severo contra Jiang Zemin”.

En una entrevista exclusiva de la televisión NTDTV con el señor Li Hongzhi, el señor Li dijo: “a lo que nos oponemos nosotros es a esta persecución; respecto a las personas, solo nos oponemos a las que participan en la persecución.” En esta visita de Hu Jintao a Francia, los practicantes piden únicamente “juicio contra Jiang Zemin” y no están en contra de Hu Jintao. Los objetivos de los practicantes son muy claros. Jiang Zemin y sus cómplices no escaparán de sus castigos aun si se escondieran detrás del gobierno y del partido político. Actualmente, ellos ya son querellados en tribunales de 6 países, acusados del crimen de genocidio. Al mismo tiempo, 15 funcionarios de las autoridades comunistas chinas encabezados por Jiang Zemin están incluidos en una lista de investigación de la Real Policía de Caballería de Canadá; si cualquiera de ellos entrara en territorio canadiense serían puestos a disposición policial de forma inmediata. A Jiang Zemin y sus cómplices les esperan severos castigos judiciales.

Esta incidencia ocurrida en Francia es otra de las persecuciones del régimen de Jiang contra Falun Gong; sus actos criminales serán criticados y despreciados por la gente que ya conoce la verdad de Falun Gong. Esta intromisión provocada por el régimen de Jiang será justamente otra ocasión para los practicantes de Falun Gong de esclarecer la verdad a la población francesa y a los políticos franceses. Jiang Zemin de nuevo se dio una bofetada en su propia cara.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.