CIFD: ¿Están cambiando las cosas?

Aunque la tortura y asesinato continúan creciendo, algunas muestras de esperanza apuntan hacia el fin de la persecución de Falun Gong en China


Nueva York (CIFD) – Desde hace cinco años, hombres y mujeres en todo China han sido sacados de sus casas en el medio de la noche para enfrentar el método de adoctrinamiento que consiste en tácticas de intimidación, lavado de cerebro y otras formas de coerción que tienen como fin desbaratar sus creencias.

Algunos fueron torturados hasta que murieron mientras otros fueron sentenciados a campos de trabajos forzados por incluso 18 años. Hasta la fecha, ha habido más de 30.000 casos documentados de severos abusos y tortura a practicantes de Falun Gong. De acuerdo con la información de fuentes dentro del gobierno chino, el número de muertes podría muy bien ser más de 5.000; los detalles de más de 1.000 muertes ya han sido documentados.

Sin embargo, después de cinco años de violenta represión, se ve algo en el horizonte que no se había visto antes entre tanto terror: Esperanza. Esta esperanza está orientada y reafirmada por tres acontecimientos.

1) Los crímenes de Jiang Zemin contra el pueblo chino, que incluyen el liderazgo de la campaña contra Falun Gong, así como su participación en el encubrimiento de SARS, fomentando hostilidades con Taiwán y la malversación de grandes sumas de dinero, han sido descubiertas hasta cierto punto y reportadas por importantes medios de prensa como el Washington Post, el New York Times, y la CNN. Jiang está visto más y más como un cáncer en el liderazgo chino por su abuso de poder político. Millones se han gastado por lo bajo en nombre de Jiang para causar sufrimiento a pacíficos practicantes de Falun Gong, mientras que muchos sufren en China como resultado de recursos agotados.

2) Millones de practicantes de Falun Gong dentro de China – embarcados en lo que es probablemente el más grande y masivo esfuerzo de desobediencia civil en la historia – han trabajado por cinco años para desarmar la red de miedo y odio emitida por los medios de comunicación que el gobierno chino maneja. Al colgar afiches y pasar volantes en pueblos y ciudades de todo el país, al colocar artículos en el Internet y sobre todo al hablar con sus conciudadanos de corazón a corazón, el pueblo de China, está empezando gradualmente a discernir la verdad de la mentira. Las personas están comprendiendo cuanto los medios de comunicación del gobierno han distorsionado a Falun Gong y lo lejos que ha llegado la facción de Jiang para aterrorizar a ciudadanos pacíficos y no-políticos.

3) Los practicantes de Falun Gong, sus familias, sus amigos y los funcionarios de gobiernos de todo el mundo que están preocupados por esta situación, han dedicado incontables horas para penetrar la cortina de hierro del bloqueo de información en China. Una nueva conciencia está creciendo sobre lo que pasa detrás de las puertas cerradas de las estaciones de policía en China y de los campos de trabajos forzados. A través de esos esfuerzos, los crímenes de la facción de Jiang están recibiendo más y más escrutinio y ahora están siendo llevados a salas de justicia alrededor del mundo. Efectivamente la balanza de la justicia está – por primera vez – empezando a juzgar a Jiang y a aquellos que lo han seguido.

En este momento preciso, cientos de miles – si no millones – de practicantes de Falun Gong continúan debilitándose en los campos de trabajos forzados en China, muchísimos están siendo torturados y esclavizados. Sólo en las primeras semanas de julio, una docena de muertes de practicantes de Falun Gong han sido verificadas, con muchos más casos de abuso y tortura siguiéndoles.

Por lo tanto se requiere que no reduzcamos nuestros esfuerzos en transmitir estos actos erróneos e inspirados por el hecho de saber que cualquier cosa que hagamos – ya sea escribir una carta, hacer una llamada o apoyar una resolución – tiene un impacto en todo China. Muchas vidas pueden ser salvadas por el poderoso elemento disuasivo del escrutinio internacional y la promesa de que con el tiempo, la ley implantada detiene a los que pueden ser torturadores y los obliga a pensar que al final no habrá impunidad.

Los días de la campaña de Jiang están contados. Pintado en brillantes colores amarillos en las paredes y callejuelas a través de toda China se lee “¡Falun Dafa es grandioso!” Esto reverbera a través de todo Beijing y sus suburbios, ahogándose en indignados suspiros colectivos de ¡ya fue suficiente! Está cantado en un creciente coro de voces entre algunos policías y hasta funcionarios del gobierno chino.

Las cosas están cambiando. Esperemos que podamos verlas cambiar más rápido y para siempre. En esto hay una gran esperanza.

# # #

NOTICIAS - 20 de julio, 2004

Centro Informativo Falun Dafa, www.faluninfo.net/sp/

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.