La persecución experimentada por una persona discapacitada en la ciudad de Da´an, provincia de Jilin

Mi nombre es Wang Fudong. Soy discapacitado y sólo tengo 30 años. Soy originario de la villa Nº 388, municipio Chagan, ciudad de Da´an, provincia de Jilin. Ahora vivo en la villa Zhongjia, municipio Ershili, distrito Jinzhou, ciudad de Dalian, provincia de Liaoning. Debido a que salí para hablar de Falun Dafa, la policía me torturó y me lastimó, causándome la discapacidad.

Estoy inválido desde que fui torturado por la policía en el 2002. Además de haberme causado personalmente un gran daño mental y físico, la persecución también ha causado mucho dolor y preocupación a mis familiares y amigos, especialmente a mi madre. Ella ya sufrió el horror de que mi padre fuera torturado durante la Revolución Cultural hasta quedar permanentemente inválido. Y ahora, como una carga más, ella tiene que enfrentar el horror que se repite, con su hijo quedando discapacitado como resultado de la tortura policial, simplemente por practicar Falun Dafa. Su angustia y sufrimiento son difíciles de describir.


Cuando yo tenía 19 años, desarrollé una necrosis en mis dos fémures. Mi cuerpo estaba rígido y no podía valerme. Debido a los gastos del tratamiento médico que necesitaba, mi familia, que ya era pobre, se volvió aún más pobre. Era difícil para mí caminar. Cada paso que daba era igual a medio paso de una persona normal. Pero para ganarme la vida, tenía que pastorear vacas y ovejas. A menudo tropezaba y me caía, y entonces no podía levantarme del suelo hasta que alguien que pasaba me ayudaba a levantarme. Mi situación era muy difícil.

¡Pero después ocurrió algo maravilloso! Empecé a practicar Falun Dafa en 1998 y mi salud mejoró gradualmente. El dolor que sentía desapareció, ¡sin que tuviera que tomar ningún medicamento! Esto ahorró a mi familia un montón de gastos médicos.

Pero el mejor de todos los beneficios de practicar Falun Dafa fue el cambio en mi carácter moral. Antes solía querer vengarme de aquellos que me habían amedrentado e intimidado, pero después de practicar Falun Dafa llegué a entender el principio de que "lo bueno trae lo bueno y lo malo trae lo malo", así que eliminé de mi mente esos malos pensamientos de venganza.

El 20 de julio de 1999, el régimen de Jiang lanzó una brutal persecución contra Falun Dafa. Durante el Festival de Primavera de 2000 volví a mi ciudad natal y expliqué la verdad a mi familia y a mis vecinos y coloqué carteles que decían "¡Falun Dafa es bueno!" y "¡Verdad, Benevolencia y Tolerancia son buenos!"

Cuando regresé a Dalian, escribí una carta a Wang Kai, el jefe de la comisaría de policía de la localidad de Chagan. Yo había escuchado que en su afán por perseguir a una maestra de escuela que practicaba Falun Dafa en su área, él le ordenó a la fuerza que caminara hasta el trabajo en vez de ir en bicicleta. En la carta le decía que lo que él había hecho es ilegal. Pero Wang Kai usó mis cartas como evidencia para perseguirme. Junto con otro policía llamado Zhao, de la comisaría de Linjiang, viajaron desde la provincia de Jilin hasta Dalian para arrestarme. Wang Kai se alió con la policía de Ershili, citando las reglas de la Comisión Política y Judicial, y juntos vinieron a mi casa y me arrestaron, violando la Constitución china. Ellos saquearon mi casa y confiscaron mis libros de Falun Gong.

Mi madre trató de evitar mi arresto. El jefe de policía de Ershili la intimidó y la amenazó. Él engañó a mi madre diciéndole que me iban a interrogar en la comisaría de policía durante un par de días y que luego me enviarían de nuevo a casa. Ellos no nos mostraron ninguna orden de arresto cuando saquearon mi casa y me llevaron.

Me resistí cuando la policía intentó introducirme en el auto, así que ellos usaron la fuerza ¡y me metieron en el maletero! Era muy incómodo. Yo tenía una herida en la pierna debida a una pequeña pala pocos días antes de esto y todavía sangraba y supuraba. Mi madre les mostró mis heridas, tratando de concienciar a la policía, pero no les importó en absoluto. Me llevaron desde Dalian, provincia de Liaoning hasta la ciudad de Da´an, provincia de Jilin. Finalmente viajamos en tren donde perdí la conciencia. Wang Kai me metió debajo del asiento. Debido a su conversación, era obvio que la verdadera razón de que me arrestaran era para obtener un ascenso. Wang Kai no prestó atención al hecho de que él y yo estamos relacionados.

Fui ilegalmente encarcelado en la prisión de Da´an durante más de dos meses. Las condiciones ruinosas de la prisión empeoraron mi pierna herida y comenzó a desarrollar una gangrena. La cama era muy baja, así que no podía levantarme. Era como una tortura. Viví difícilmente durante esos dos meses en presencia de mis verbalmente abusivos compañeros de celda. Luego, mi salud se deterioró de repente. Mis dos pies se hincharon, causándome un gran dolor al caminar. Las autoridades de la prisión no querían tomar la responsabilidad, así que me sentenciaron a tres años de trabajo forzado en otra localidad, para no responsabilizarse de mi estado. Alguien firmó mi veredicto con los cargos de "perturbar el orden social". ¿Cómo podría una persona herida como yo, con dificultades para caminar, hacer algo para "perturbar el orden social"?

La policía me dejó en casa de un familiar. Me quedé ahí unos pocos días antes de intentar regresar a mi casa en Dalian. Cuando me esforzaba por caminar hasta la estación de tren de Da´an una mujer me preguntó qué había pasado. Le conté que debido a que practico Falun Gong y que sigo los principios de "Verdad, Benevolencia y Tolerancia", por ser una buena persona, me arrestaron y me lastimaron a tal grado. Mientras estaba explicando la verdad, dos policías de civil escucharon mi conversación y me arrestaron. Me llevaron a la oficina de policía de la estación y más tarde me llevaron a la Comisaría Norte. Mis pies me dolían mucho en ese momento y apenas podía caminar. Pero a los policías no les importó en absoluto, porque por cada practicante de Falun Gong que arrestaran podían obtener un bono de 1.000 yuanes (1). En el expediente de mi interrogatorio encontré palabras que me describían como "criminal". Lo rompí porque yo no soy un criminal ni soy culpable de ningún crimen. En venganza, la policía me golpeó salvajemente, usando una toalla húmeda para causarme heridas internas sin dejar marcas o moretones en mi cuerpo. También llamaron a la policía de Linjiang y nuevamente me encarcelaron ilegalmente en la prisión de Da´an durante dos semanas. Mi salud empeoró aún más. La prisión no quería tener ninguna responsabilidad debido a mi mal estado físico y entonces me permitieron volver a casa. Dos oficiales de la comisaría de Linjiang me colocaron en el tren, le dijeron unas pocas palabras al policía del tren y se fueron. Ahora he regresado a casa en la ciudad de Dalian, provincia de Liaoning.

Soy un ciudadano chino que respeta las leyes. Conté la verdad sobre Falun Dafa ejerciendo mis derechos constitucionales. Fui perseguido sin razón y debido a los severos abusos durante la persecución quedé inválido. Yo acuso al régimen de Jiang: lo acuso de salvaje crueldad mental y física en la persecución, y lo hago responsable del dolor y el sufrimiento que mi familia tuvo que soportar debido a los tratos que recibí. Le pido a la gente buena del mundo que se me una para ayudar a detener esta persecución.

(El Sr. Wang Fudong es incapaz de escribir. Este artículo fue narrado por él y escrito por otros en su nombre)

Unidades responsables:

La comisaría de policía del municipio de Chagan en la ciudad de Da´an, provincia de Jilin.

La prisión de la ciudad de Da´an, provincia de Jilin.

La comisaría de policía de la estación de tren de la ciudad de Da´an y sus oficiales de policía civiles.

La estación norte de policía de Da´an, ciudad de Da´an, provincia de Jilin

Individuos responsables:

Wang Kai, el ex jefe de la comisaría de policía del municipio de Chagan.

Jiang Chunsheng, el supervisor del municipio Chagan, ciudad de Da´an, provincia de Jilin. Esta persona amenazó a los familiares del Sr. Wang Fudong para forzarlos a decirle dónde vivía el Sr. Wang en la ciudad de Dalian, provincia de Liaoning.

El supervisor de 2002 de la estación de policía Linjiang, ciudad de Da´an, provincia de Jilin y el oficial Zhao. Zhao expresó su arrepentimiento por lo que había hecho, por eso omití su primer nombre.

El jefe de 2002 de la comisaría de policía de la localidad de Ershili, distrito de Jinzhou, ciudad de Dalian, provincia de Liaoning.

(1) Yuan: la unidad monetaria china; 500 yuanes es igual al salario mensual promedio de un trabajador urbano en China.

Versión en chino disponible en:
http://minghui.org/mh/articles/2004/7/21/79916.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.