España: Extenso articulo de “El Correo Gallego” que revela la persecución de Falun Gong en China

El 25 de septiembre, el periódico español “El Correo Gallego” publicó un extenso articulo de 3 paginas enteras que revela la verdad de la persecución de Falun Gong en China y la noticia de más de 3 millones de personas renunciando al Partido comunista chino.

Tortura China


Casi 2.800 personas han sido asesinados desde 1999; más de 200.000 se encuentran encerradas en campos de exterminio; y a 100 millones se les ha denegado ilegalmente la libertad. ¿El motivo? Creen en Falun Gong, una practica de meditación y ejercicios, basada en una milenaria tradición oriental para mejorar la salud y los valores personales que el Partido Comunista Chino no admite para su pueblo.

Verdad, Benevolencia y Tolerancia son los tres principios de los que se nutre Falun Gong. Sus practicantes no tienen que pagar nada y es una disciplina que se sigue hoy en 78 países.

En todos ellos, excepto en uno, se puede hacer uso de ella donde y como se quiera. Es más, muchos gobiernos e importantes personalidades han reconocido que beneficia a las personas. Sin embargo, en China, de donde es originaria, hay orden de erradicarla. La persecución comenzó en 1999, cuando el ex presidente Jiang Zemin ordenó acabar con ella ya que para el Partido Comunista era vista como una amenaza dado el gran número de creyentes. A raíz de esta decisión, crearon la Oficina de Exterminio (llamada 6/10), que dirige a los centenares de campos de trabajos forzados, donde las torturas y los abusos hasta la muerte son habituales. La denuncia mundial de semejantes barbaridades hace que cada vez se abra una mayor esperanza de cambio.

Las Torturas del Gobierno Chino a los practicantes de Falun Gong

Gao Rongrong era una mujer de 37 años. Trabajaba de contable del Colegio de Bellas Artes de Luxun, en la ciudad china de Shenyang. Por su afinidad con Falun Gong, la despidieron de su empleo en 1999, poco después del comienzo de la represión contra Falun Gong. Gao apeló entonces, por medios legales, a las autoridades de Pekín, para pedir el fin de la persecución. Con total desprecio por las leyes, las autoridades la detuvieron y la encerraron durante varios meses.

En julio de 2003, Gao fue enviada al campo de trabajos forzados de Longshan. Durante su estancia allí, fue golpeada por el personal del campo, según fuentes familiares. Casi un año después, el 7 de mayo de 2004, aproximadamente a las 15.00 horas de la tarde, Tang Yubao, jefe adjunto de la segunda brigada, junto con el jefe de equipo, Jiang Zhaohua, convocaron a Gao a la oficina de servicio y comenzaron a torturarla a golpes de porra eléctrica. Dicen que la tortura duró siete horas. Los que estaban detenidos con Gao en el campo de trabajo aseguran que toda su cara, su cabeza y su cuello fueron quemados. La cara de Gao se cubrió de ampollas y sus cabellos se llenaron de sangre. Las heridas eran tan graves que Gao quedó desfigurada y no podía ver con claridad.

En la tentativa desesperada por escapar de sus verdugos, Gao saltó por la ventana del segundo piso de la oficina, provocándose múltiples fracturas. Entonces fue hospitalizada, momento que aprovecharon sus familiares para hacerle fotos de las heridas de su cara y cuerpo. Las impresionantes imágenes pudieron salir de China y los activistas de los derechos humanos las publicaron en todo el mundo. Los detalles de su caso fueron sometidos a los servicios gubernamentales de varios países y presentados a las Naciones Unidas.

Durante su hospitalización, Gao fue constantemente sometida a vigilancia por parte de la Policía china. Las autoridades declararon que regresaría al campo a su salida del hospital. Sin embargo, el 5 de octubre de 2004, Gao Rongrong, estando bastante recuperada para ser desplazada, pudo dejar el hospital con la ayuda de un pequeño grupo de amigos, escapando de la vigilancia de la Policía y de las eventuales torturas.

Entonces, los servicios de Policía de la ciudad de Shenyang pusieron escuchas en las líneas telefónicas de todos los practicantes de Falun Gong de la región, esperando descubrir quién había ayudado a hacer público el caso de Gao y propiciado su fuga del hospital. Comenzó una persecución, porque la orden fue detener a todos los individuos sospechosos de facilitar la evasión de Gao del hospital. Una de las personas detenidas por ello, el Sr. Feng Gang, tuvo que ser admitido en el hospital de Masanjia después de trece días de huelga de hambre en protesta por su detención ilegal. Otra persona, el Sr. Sun Shiyou, fue severamente torturado por las autoridades, concretamente, fue electrocutado en sus órganos genitales. Los miembros de la familia del Sr. Sun también fueron secuestrados.

El 6 de mayo de 2005, Gao fue localizada por la Policía y detenida una vez más. La familia no volvió a saber nada más de ella hasta pocos días antes de que muriera, este junio, en la sala de urgencias del Hospital de la Universidad Médica.

La historia de Gao es sólo un escalofriante ejemplo de las 2.781 personas chinas –cifra confirmada– que han sido asesinadas bajo torturas en los campos de exterminio, aunque, según datos de la ONG Misión Global para el Rescate de los Practicantes de Falun Gong Perseguidos, el número real de muertos por esta causa podría ascender a 20.000.

Cargas policiales de los servicios chinos a los practicantes Un chino lleno de heridas y quemaduras propinadas por la Policía

La madre Dai Zhizhen, viuda desde el 2001, con su hija Fadu

Para que todo esto no siga en secreto y se haga presión internacional sobre el Partido Comunista Chino, miles de personas dedican, altruistamente, su tiempo a difundir qué es Falun Gong y qué pasa con sus practicantes en ese país. Una de estas personas es Pia-Maria I. Sandas (en la fotografía de esta página, realizando uno de los ejercicios de meditación), actual subdirectora de la ONG mencionada.

Sandas fue modelo y hoy en día es representante de una casa de cosméticos. No es china. Es sueca. Y comenzó a practicar Falun Gong, también llamado Falun Dafa, por medio de un amigo suyo que también era seguidor de esta disciplina. "Hoy en día se practica en 78 países de todo el mundo y es una disciplina muy respetada internacionalmente, excepto en China, de hecho, su fundador, Sr. Li Hongzhi, estuvo nominado al Premio Nobel de la Paz, fue embajador de honor en varios estados y ha recibido 800 premios en Estados Unidos por parte de diversas organizaciones".

Y es que estamos hablando de una disciplina muy antigua, pero de reciente expansión. De hecho, Falun Dafa es una práctica que existía desde antaño en las montañas y lugares remotos de China, donde fue transmitida de maestros a discípulos a lo largo de los siglos. En 1992, se dio a conocer al público de la mano del Sr. Li Hongzhi y su expansión por el planeta fue rápida.

Se trata de trabajar el cuerpo y la mente, algo muy importante puesto que el 70% de las enfermedades son psicosomáticas. El cuerpo se trabaja a través de cinco ejercicios, muy parecidos al yoga, que potencian a la vez la paz interna del individuo. Luego viene la meditación, siempre siguiendo los tres principios de verdad, benevolencia y tolerancia en las actitudes diarias de la vida cotidiana, tanto con uno mismo como con los demás.

La práctica es gratuita, no hay que pagar nada ni afiliarse a ninguna asociación. Los libros y materiales demostrativos se pueden obtener en Internet (www.faluninfo.net o www.falundafa.org) y para practicarlo en compañía, miles de personas enseñan en los parques de las grandes ciudades. En Madrid, por ejemplo, todos los domingos por las mañanas, en el Retiro, se reúne un grupo de gente, cada vez más grande, para practicar Falun Gong.

Decenas de chinos, realizando al aire libre los ejercicios de Falun Dafa, antes de que esta practica fuera prohibida por el dictador Jiang Zemin El parque del Retiro, en Madrid, con gente practicando Falun Dafa


Unas 30.000 personas renuncian cada día a formar parte del Partido Comunista

Pero lo cierto es, como se apuntó antes, que mientras cada vez son más los ciudadanos de todo el mundo que siguen Falun Gong, en China, las torturas por esto también van en aumento. Desde los ojos dictatoriales del Partido Comunista Chino, es peligrosa esta práctica porque es peligrosa cualquier creencia espiritual. Por eso la prohibieron y ordenaron su erradicación. La ‘caza y captura’ comenzó el 20 de julio de 1999. Sin embargo, también es cierto que gracias a que cada vez se conocen más estas violaciones de los derechos humanos en China, también cada vez hay más presión contra el Partido Comunista, de hecho, en julio de 2005, más de tres millones de miembros del partido habían renunciado ya a formar parte de él, protestando así por la destrucción de familias, cuerpos y mentes de cien millones de personas.


Existen tres querellas en curso en España

En España, hay presentadas tres querellas contra responsables del Gobierno chino. Carlos Iglesias es el abogado que se encarga de llevar estos casos. Cuenta que letrados de más de treinta países iniciaron, al igual que él, juicios en contra de estas prácticas. "Ni siquiera el dictador Pinochet tuvo tantas querellas", defiende, para dar una idea de la magnitud.

La primera de las querellas se presentó el 15 de octubre del 2003 ante la Audiencia Nacional de Madrid. Es contra el ex presidente chino y actual jefe del Ejército de China, Jiang Zemin, y contra el vice director de la Oficina 6/10, Luo Gan, acusados de genocidio y torturas. La querella la presentaron un grupo de quince personas. Una de ellas es española y fue víctima, durante un viaje a Pekín, de golpes de todo tipo por defender, sentado en una plaza, los principios de Falun Dafa. Algunas de las compañeras que viajaban con él incluso fueron violadas. "Lo que se persigue en China es la práctica de Falun Gong, con independencia de la nacionalidad de los practicantes", explica Iglesias. Esta querella está ahora bajo la jurisdicción del Tribunal Supremo, a espera de sentencia.

La segunda y la tercera acción judicial en España se presentaron después, contra diferentes dirigentes del Gobierno chino, los cuales está probado que tienen responsabilidades en las torturas a practicantes de Falun Gong, y que estuvieron de visita en España en diferentes ocasiones.

Iglesias es esperanzador: "La Justicia española es competente bajo el principio de jurisdicción universal para llevar casos así. En China es inviable que se enjuicien los delitos de genocidio, porque los querellados tienen altísimos cargos en el Gobierno. Si estos delitos no son conocidos en otros países, como España, quedarán impunes", alerta.

Autoridades de todo el mundo en contra de los genocidios

Los gobiernos de todo el mundo les han remitido sus impresiones a los dirigentes chinos a cerca de la violación de los derechos humanos. "Mi administración y el pueblo de los EEUU continúan firmemente comprometidos con la defensa de los derechos humanos en todo el mundo, lo que incluye la libertad religiosa y de conciencia. Hemos insistido repetidamente al Gobierno chino que no hay justificación alguna para la brutal represión de Falun Gong", asegura el presidente norteamericano, George Bush.

Desde el Parlamento europeo, se asegura que "estamos muy preocupados por la situación de los derechos humanos en China. Esta institución denunció las acciones del Gobierno chino en muchas ocasiones y, la resolución del 5 de julio de 2001, sobre los Derechos Humanos en el Mundo del año 2000 y las políticas de Derechos Humanos de la UE establecen que todos los estados deben de cesar la represión y discriminación de minorías religiosas y filosóficas pacíficas. China debe terminar la represión a Falun Gong".


Ha recibido 1.200 premios por ser bueno para cuerpo y mente

Pía-María Sandás explica que Falun Gong no puede ser malo, puesto que, además de todos los beneficios explicados, ha recibido 1.200 premios en todo el mundo por su contribución a beneficiar el cuerpo y mente de las personas que lo practican.

Entre los premios, uno de los más curiosos es el otorgado por la Policía Nacional de Perú, concretamente por la Dirección contra la Corrupción. El reconocimiento fue para la señora Mei Jiang, "por su valiosa instrucción en la práctica tradicional china, Falun Gong, de auto cultivación para la mente y el cuerpo en beneficio del personal de esta Dirección de Policía".

Curioso es que mientras los servicios policiales de determinados países conceden premios a los instructores de Falun Dafa, los servicios policiales del régimen comunista chino practiquen todo tipo de violencia y tortura hasta la muerte con los que quieren realizar estos ejercicios físico-mentales. ¿Los más perjudicados? Los miles de niños huérfanos que hoy en día quedan en China.


Versión en chino:
http://search.minghui.org/mh/articles/2005/10/5/111807.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.