CIFD: Un informe anual da cuenta en detalle de "la anarquía y la brutalidad" sufridas por decenas de millones de personas en China continental

El anuncio de la publicación de un informe en la Capitole de los Estados Unidos de América reúne a catedráticos de universidad, militantes y víctimas de la persecución en China
 

Washington D.C. (EE.UU)- El Centro de información de Falun Gong marcó la publicación de su informe anual 2010, el lunes, en una conferencia de prensa y una mesa redonda en el Capitolio de los Estados Unidos de Norteamérica.

Levi Browde, director ejecutivo del Centro de información de Falun Dafa presentó las principales conclusiones del informe, incluido la observación que decenas de millones de practicantes de Falun Gong continúan sufriendo "la anarquía y la brutalidad" en China continental y que forman "el grupo más grande de presos de conciencia" en el mundo.

"En la persecución de Falun Gong, el Partido comunista chino (PCCh) desarrolla mecanismos más eficaces y más globales para la represión brutal y la censura", explicó Browde. "Ya hemos visto desplegar estos mecanismos sobre otros blancos y utilizarlos contra los tibetanos, los cristianos y otros grupos perseguidos, así como para esconder los incidentes como el SRAS y los productos tóxicos, cuyos efectos sobrepasan las fronteras de China.

En este sentido, la persecución de Falun Gong sirve para el PCCh como prueba de laboratorio para su tiranía y cuanto más se prosigue, más grande es la amenaza para todos nosotros.

El informe anual comprende detalles sobre 109 practicantes de Falun Gong fallecidos en 2009 en respuesta a la tortura y en respuesta a los abusos en China, además de otros 2 000 que han sido condenados arbitrariamente a la reeducación mediante el trabajo o en los campos de presos. Debido a las dificultades respecto a la obtención de informaciones que provienen del interior de China, las cifras reales serían mucho más elevadas. El informe también incluye un análisis de los orígenes, las motivaciones y las tácticos detrás de la resistencia pacífica del Falun Gong a la persecución.

La presentación de las principales conclusiones del informe anual ha sido seguida por una mesa redonda dirigida por la Sra. Nina Shea, directora del Centro del Instituto Hudson de la libertad religiosa y comisario de la Comisión americana sobre la libertad religiosa internacional. Reunió a especialistas de los derechos humanos y autores como, David Matas, abogado de derechos humanos y de inmigración canadiense y candidato al premio Nobel 2010 así como Ethan Gutmann, autor de un libro sobre Falun Gong que va pronto a publicarse.

Entre las conclusiones citadas por Gutmann se encuentra su estimación, basada en encuestas hechas más profundas con antiguos detenidos chinos, que hay entre 450 000 y 1 000 000 presos de conciencia de Falun Gong en China. Gutmann también estudió la historia de la censura en línea de China, la vigilancia y la desmentida de las capacidades de ataque de un servicio, del cual él ha descubierto su origen como los instrumentos utilizados contra Falun Gong.

Estos descubrimientos, anotó la Sra. Shea, ponen en evidencia la intersección entre los derechos humanos o la libertad religiosa y las preocupaciones de la seguridad nacional americana.

La mesa redonda también le concedió la palabra al Dr. Shiyu Zhou, uno de los principales activistas del Falun Gong de la libertad en Internet en China y la Sra. Pang Jin, la joven residente de Washington DC; su madre y su tía ambas han sido condenadas a penas de encarcelamiento, después de los simulacros de juicio en 2009, por su creencia en Falun Gong.

La Sra. Pang se refirió en su discurso a la resolución 605, adoptada por la cámara en marzo de 2010 la cual expresa "la simpatía hacia los practicantes de Falun Gong y los miembros de su familia quienes han sufrido por la persecución, las intimidaciones, el encarcelamiento, la tortura, y hasta la muerte" por su creencia en Falun Gong. Este tipo de apoyo de los estadounidenses benévolos dan verdaderamente la esperanza y la luz a todas las personas que sufren en China", declaró la Sra Pang, que perdió contacto con su madre después de haber sido enviada a prisión por 10 años después de un simulacro de juicio.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.