Una juez es perseguida implacablemente por practicar Falun Gong

Resumen de las principales hechos de la persecución:

Nombre: Li Mei (黎梅)
Género: Femenino
Edad: 50 años
Dirección: Ciudad de Hefei, provincia de Anhui, China
Ocupación: Juez del Tribunal Intermedio
Fecha del arresto más reciente: 12 de junio de 2008
Último lugar de detención: Centro de detención Nº 2 en Hefei (合肥市 第二 看守所)
Ciudad: Hefei
Provincia: Anhui, China
Persecución sufrida: Detención, trabajo forzado, encarcelamiento, lavado de cerebro, juicio ilegal, sentencia ilegal, saqueo del domicilio, permanecer de pie por mucho tiempo.

Desde 2008, la Sra. Li Mei, una juez del Tribunal Intermedio de la provincia de Anhui, China, ha sido condenada y trasladada a campos de trabajos forzados, centros de lavado de cerebro, centros de detención y prisiones, por practicar Falun Gong y creer en los principios de Falun Gong: Verdad-Benevolencia-Tolerancia.

Desde mayo de 2012, la juez Li ha sido brutalmente torturada en la prisión local N° 3 para mujeres. Ahora tiene graves problemas digestivos. Ella sufre estreñimiento crónico, crecimientos de tumores en el abdomen y exceso de líquido en la cavidad abdominal.

Los guardias se negaron de proporcionarle una atención médica adecuada y la obligaron a permanecer de pie durante muchas horas. Su salud se deterioró de manera progresiva y su familia y amigos están muy preocupados por ella.

Perseguida durante 12 años
Como practicante de Falun Gong, la juez Li se comportó de acuerdo con los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. Sus compañeros la recuerdan como una persona muy recta. Era muy buena al negociar con las soluciones justas de los conflictos interpersonales. Es una de las razones por la que los demandantes la respetaban. Sin embargo, el partido comunista chino (PCCh) la ha perseguido sin piedad por practicar Falun Gong.

El 11 de julio de 2001, los agentes de la comisaría de Shushan arrestaron a la Sra. Li y la enviaron a un centro de detención. Posteriormente fue encarcelada durante dos años en el campo de trabajos forzados para mujeres de Anhui. En marzo de 2003, la enviaron a un centro de lavado de cerebro y la detuvieron allí hasta noviembre de 2007.

Como resultado del incesante lavado de cerebro, la Sra. Li había sido engañada con las mentiras de los guardias y una vez les ayudó a lavar el cerebro a unos practicantes de Falun Gong que estaban muy firmes. Después de esto, cuando los practicantes regresaron a casa pasaron por grandes tribulaciones, como el divorcio y ser despedidos de sus puestos de trabajo. Cuando la Sra. Li escuchó lo que les pasó, quedó devastada. Vio claramente la naturaleza perversa del régimen chino y sintió un profundo remordimiento por permitir que le lavaran el cerebro y por lavarle el cerebro a otros. Ella también entiende lo precioso de la Verdad-Benevolencia-Tolerancia. En enero de 2008, cuando la Sra. Li fue liberada, publicó una declaración solemne en que declara su intención de reanudar la práctica de Falun Gong.

Detenida, encarcelada y enviada a un centro de lavado de cerebro
El 12 de junio del 2008, docenas de agentes del Comité de política y Comité de Derecho de Hefei , la Oficina de Seguridad Pública y la Oficina 610 de la ciudad, irrumpieron en el dormitorio de la residencia de la juez Li en el Tribunal Intermedio y la condenaron a un año en el campo de trabajos forzados de Nanhu en la provincia de Anhui.

El 26 de julio de 2009, día en que su condena terminó, los guardias pidieron a la Sra. Li que firmara un documento denunciando a Falun Gong. Cuando ella se negó, agentes de la Oficina 610 local, la enviaron a un centro de lavado de cerebro situado en el Jade Garden Hotel.

Después que la Sra. Li fue puesta en libertad, agentes de la Oficina 610 la enviaron a otro centro de lavado de cerebro,situado en el Breeze Garden Hotel y después al Segundo Centro de Detención de la ciudad de Hefei.

La Oficina 610 no tuvo éxito con el lavado de cerebro a la Sra. Li
Después de no poder coaccionar a la Sra. Li en denunciar a Falun Gong, las autoridades locales se reunieron y propusieron un plan. La visitaron mientras estaba en prisión y le dieron un ultimátum: "deja de practicar Falun Gong y serás liberada. Si te niegas a renunciar a la práctica, serás expulsada permanentemente de tu trabajo y ¡además sentenciada!". La Juez Li les dijo que quería a su familia, su trabajo, su vida, así como el derecho a creer en Falun Dafa.

Cuando los agentes de la Oficina 610 vieron que no podían amenazarla o coaccionarla, cambiaron su enfoque. Le dijeron que iban a darle 24 horas para que reconsiderara su solicitud. La Sra. Li respondió que no necesitaba tiempo para pensar las cosas y que su decisión era definitiva.

La Oficina 610 de la ciudad de Hefei pidió a la policía local que detuvieran a la Sra. Li y luego la acusaron con cargos falsos. Cuando su familia contrató a un abogado para defenderla, los funcionarios de los tribunales comenzaron a crearles problemas. Insistieron en que la familia tenía que solicitar al departamento de justicia su aprobación antes de contratar a un abogado, lo que por supuesto, no era cierto.

Básicamente, el tribunal no quiso que la Sra. Li se declarará "no culpable", porque no tenían pruebas para apoyar el caso en contra de ella, no habían hablado con ella o investigado su caso.

A la Sra. Li le fue notificada una cita en la corte sólo tres días antes del juicio. Funcionarios de la corte, incluso ayudaron a la Oficina 610 a mandar un mensaje a la Sra. Li, recordándole que ellos podrían terminar inmediatamente los procedimientos legales y dejar que se fuera a trabajar, si ella estaba de acuerdo en dejar de practicar Falun Gong.

Procedimientos judiciales ilegales
El 8 de diciembre de 2009, la Oficina 610 de Hefei , coludida con el Tribunal del distrito de Yaohai, forzaron a la Sra. Li a enfrentar un juicio. Su familia contrató a un abogado para que la defendiera en la corte. El abogado señaló que los procedimientos judiciales eran ilegales y que los cargos presentados contra la Sra. Li eran falsos.

Por ejemplo, el abogado señaló que el tribunal no notificó correctamente a la demandada de su cita en la corte, la policía registró ilegalmente la casa de la Sra. Li mientras preparaban el caso en contra de ella y los funcionarios del tribunal no permitieron que los testigos declararan. El tribunal ignoró los tres puntos y en su lugar condenó a la Sra. Li a cinco años de prisión durante el segundo día del juicio ilegal.

El 23 de febrero de 2010, Li Mei fue enviada a la prisión de mujeres Nº 3 en la ciudad de Suzhou, provincia de Anhui para una mayor persecución.

En mayo de 2012, se informó que la Sra. Li se encontraba en estado crítico, debido al a largo tiempo de abusos y torturas. Sin embargo, la Oficina 610 y otras autoridades locales se negaron a liberarla para que recibiera atención médica.

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2013/6/2/从黑牢到黑牢-女法官冤狱何时见天-274796.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2013/7/3/140809.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.