El rey Tang lloró por la sequía

Los antiguos chinos creían que si un monarca vive por la gente, estremecerá al Cielo y la Tierra, y traerá prosperidad para su pueblo

La Dinastía Xia gobernó durante unos 400 años, entre los siglos XXI a.C. y XVI a.C. Xia Jie fue el último emperador de Xia y es recordado en la historia de China como tirano, pues él y sus nobles oprimieron brutalmente pueblos enteros y construyeron muchos palacios para disfrutar de una vida disoluta y de lujos.
Durante los últimos años del reinado de Xia, el reino de Shang comenzó a desarrollarse muy rápidamente debido a la cría de animales. Tang, también conocido como Shang Tang, era el rey del Reino Shang.

Cierto día, Tang salió a cazar y vio cuatro redes desplegadas y un hombre que rezaba: "Quisiera que todos los animales del cielo y de la tierra vinieran a mi trampa".
Al ver la escena, Tang suspiró y dijo, "Actos tan crueles como extender redes en las cuatro direcciones para atrapar a todas las aves y bestias vivas, son iguales a los del tirano de la Dinastía Xia".

Tang le ordenó al cazador retirar sus redes en tres direcciones, cubriendo una sola dirección. El cazador modificó entonces su oración, "Que todas las criaturas salvajes sobre la izquierda, escapen más hacia la izquierda. Que todas las criaturas salvajes sobre la derecha escapen más hacia la derecha. Que todas las criaturas salvajes que vuelan en los aires se eleven más alto. Que todas las criaturas salvajes en la tierra escapen hacia más abajo. Dejen que sólo las criaturas salvajes destinadas a morir entren a mis redes".

Esta historia pronto se extendió rápidamente por todas partes y todo el mundo elogió a Tang por su alto nivel de virtud. "Incluso los animales se benefician de él. Es tan agraciado, compasivo y sabio. Tang obedeció la voluntad de Dios y contó con el apoyo de la gente", rezan los dichos.

Este es el origen de un famoso proverbio chino: "Extienda su red de un solo lado", que hoy significa "Dejar al malhechor una salida para darle una segunda oportunidad".

Finalmente Tang ascendió al trono y estableció el reino Shang en el año 1675 a.C.

En los cinco primeros años de su reinado hubo varias sequías, como consecuencia todos los ríos se secaron. Tang ordenó que se hicieran monedas de oro para ser distribuidas a las familias pobres que habían estado obligadas a vender a sus hijos. La intención era que utilizaran este dinero para comprar a sus hijos de vuelta. La sequía continuó.

Tang se encontraba muy enojado y triste. Un día, piadosamente oró y le pidió dirección a Dios: "¿Fue todo esto a causa de mi decreto inadecuado? ¿Causé yo el sufrimiento de la gente? ¿Abunda la corrupción? ¿Obtuvieron privilegios los villanos? ¿El palacio es muy lujoso? ¿Por qué la sequía es tan terrible? Estoy dispuesto a hacer todo lo posible para detener la sequía".

Una fuerte lluvia empezó antes que terminase su ruego. La gente creyó que el corazón puro de Tang y su compasión hacia la gente movieron el cielo, y que su sincero espíritu de sacrificio en pro de la gente tocó a Dios.

La Dinastía Shang establecida por Tang se prolongó por más de 600 años. Shang tuvo veintinueve generaciones en total.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.