Dichos chinos: reemplazar los escudos y las hachas por jade y sedas

La expresión "reemplazar los escudos y las hachas por jade y seda" es una frase metafórica que significa cambiar la guerra por la paz, o tornar la hostilidad en amistad. En términos generales, también sugiere convertir algo malo en algo bueno.Tiene mucha similitud con la expresión occidental "convertir las espadas en rejas de arado".

El dicho "reemplazar los escudos y las hachas con jade y sedas” se originó a partir de una historia sobre el Gran Yu, personaje chino que cambió las medidas militaristas de su padre a otras más pacíficas y cooperativas. (Zhiching Chen/La Gran Época)

Hay una historia de más de 4000 años sobre el origen de este dicho plasmada en Yuan Dao Xun, el primer capítulo del libro Huai Nan Zi.

Se dice que Gun, padre de Yu el Grande, era el jefe de la tribu Xia, una de las varias tribus afectadas por las devastadoras inundaciones de la época.

Con el fin de defenderse a sí mismo y a su pueblo, Gun construyó un muro de 8 metros de altura alrededor de la ciudad y también cavó un foso alrededor de las murallas de la ciudad.

Con el tiempo, muchos de los miembros de la tribu se opusieron a las medidas de Gun y perdieron la fe en él. De este modo, cuando las tribus vecinas vieron que Gun perdía la voluntad de su pueblo, aprovecharon para atacar la tribu Xia.

Más tarde, Yu sucedió a Gun como jefe de la tribu Xia. Después de haber aprendido mucho de los errores de su padre, Yu demolió la muralla de la ciudad, llenó el foso, redistribuye la propiedad, destruyó las armas y enseñó ética a la gente.

Con un carácter moral recto, Yu unió los miembros de las diferentes tribus y logró un esfuerzo cooperativo ante el problema de las inundaciones.

El Gran Yu trabajó muy duro para detener las inundaciones recurrentes, y durante 13 años lideró proyectos para construir canales de los ríos más importantes para dirigir el agua hacia el mar.

La leyenda cuenta que Yu pasó tres veces por su casa sin entrar, lo cual era una señal de su perseverancia en el trabajo y la preocupación por el bienestar de su pueblo.

Al final, el Gran Yu tuvo éxito en detener las inundaciones y su carácter desinteresado ganó el corazón del pueblo. La tribu Xia se hizo estable, fuerte y rica.

Siendo testigo de la paz y la felicidad de los xia, otras tribus querían tener al Gran Yu como líder. Incluso decenas de miles de personas se presentaron ante Yu con jade y sedas para mostrar su respeto y amistad a la tribu Xia.

Este es el origen de la expresión “cambiar los escudos y las hachas por jade y sedas”, similar a la expresión occidental "convertir las espadas en rejas de arado".

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.