Mi experiencia de cultivación como estudiante de postgrado

Soy una estudiante de postgrado. Solía pensar que mi práctica de Falun Dafa era sin complicaciones y por lo tanto no tenía nada que aportar. Quisiera hablar sobre algunas de mis experiencias de cultivación para informar al Shifu y compartir con los compañeros practicantes.

Falun Dafa desbloquea mi sabiduría
Mi rendimiento académico fue pobre antes de ir a la universidad. Durante los años de primaria y secundaria, me daba flojera a la hora de aprender. No pasó hasta que llegué al último año de secundaria cuando empecé a estudiar en serio. Así obtuve admisión en la universidad a la que asisto ahora.

En el primer año estuve muy apegada a mi familia. Me ponía muy nostálgica y lloraba cada vez que llamaba a casa. Estaba consciente que como practicante debería comportarme de otra manera, sin embargo, debido a la falta de otros practicantes a mi alrededor a quien acudir, mi corazón estaba constantemente intranquilo por lo que mis resultados académicos bajaron.

Regresé a casa para las vacaciones de invierno. Bajo la dirección de mi padre practicante, empecé a estudiar seriamente el Fa. Descubrí muchos de mis apegos humanos, especialmente hacia mi familia. Hice lo que pude para librarme de esos apegos.

Durante el segundo semestre de ese primer año, continué estudiando el Fa con diligencia. Me esforcé mucho por lo que me fue bien en los exámenes finales.

Desde entonces, he mantenido un alto nivel dentro de mi clase. Sé que el Shifu ha abierto mi sabiduría.

En el verano de mi tercer año, me enfrenté con cuestiones de qué hacer y dónde ir después de la graduación. Estuve de acuerdo con mi padre de no tomar los exámenes de admisión para las escuelas de postgrado ya que tendría que estudiar la política del régimen comunista que son perjudiciales. Como practicante de Dafa, no debería permitir que esas cosas dañinas invadieran mi cabeza. Decidí entonces aplicar a las escuelas de postgrado en el extranjero.

Un mes después de mi último año, mi departamento emitió una notificación con información sobre los candidatos recomendados por la universidad a seguir sus estudios de postgrado. Unos días más tarde publicaron la lista de los estudiantes que tenían garantizado asistir a una escuela de postgrado y yo estaba en la lista.

Esa fue una excelente noticia para mí. Eso significaba que sería admitida directamente para realizar estudios de postgrado sin la necesidad de participar en ningún examen.

Sé que todo es arreglado por Shifu
Reflexionando sobre los años que pasé en la universidad, puedo ver donde había mejorado y donde todavía tenía que mejorar.

Por un lado, me había convertido en una estudiante seria, haciendo grandes esfuerzos para lograr la excelencia académica, dejando así una buena impresión en la gente que me rodea. Todo esto es gracias a Dafa.

Por otro lado, no he hecho buenos esfuerzos para equilibrar bien la relación entre el estudio del Fa y el estudio de mis libros.

Me había apegado demasiado a la obtención de éxitos académicos así que pasé la mayor parte de mi tiempo persiguiendo el conocimiento humano. Todo esto en aras deasegurarme que podía avanzar a estudios de postgrado.

En el último año, dediqué mi energía a prepararme para los exámenes y a escribir mi tesis, tanto que incluso cuando tenía algo de tiempo libre, no lo utilizaba para estudiar el Fa. Me relajé y no fui capaz de apreciar cada momento que tenía para ser diligente.

Hasta ahora me duele pensar cuánto debía haber decepcionado al Shifu

Deshacerse de los apegos a través de una cultivación genuina
(1) En el tercer año, la universidad publicó las normas para la evaluación de las calificaciones para la obtención de becas.

Sabía que además de la excelencia académica, el estudiante tiene que tener una buena participación en actividades extracurriculares. Dado que rara vez participaba en esas actividades, pensé que yo nunca calificaría a pesar de mis notas, así que no le presté mucha atención a las reglas publicadas.

Una tarde me encontraba en la salón de estudio, una compañera amiga corrió a decirme que ella pensaba que yo tenía una excelente oportunidad de calificar para la beca. De repente se me sobresaltó el corazón y escuché con atención su explicación.

Según su análisis, a pesar de no tener muchas actividades extracurriculares, mis puntos eran mucho más altos que los de otros estudiantes, por lo tanto, mi clasificación general estaba todavía muy por delante. Ella pensó que yo no debería tener ningún problema de que me otorgaran una beca de tercera clase.

Estaba emocionada, porque sabía que iba a ser capaz de obtener una beca de 500 yuanes. De repente, empecé a soñar despierta de cómo iba a utilizar esta buena suma de dinero.

Al día siguiente, mi amiga vino a decirme que yo no había conseguido la beca, ya que la decisión fue tomada de otorgar la beca a otro estudiante muy conocido y querido.

La noticia me resintió y lo expresé de una manera no acorde con un practicante. Me olvidé de evaluar la pérdida basada en el Fa.

Afortunadamente, me dieron otra oportunidad de rectificarse

En el último año, publicaron otra beca. Cuando envié mi solicitud, me informaron que me había pasado de la fecha límite

Esta vez, me mantuve tranquila y dije a mi misma: "Bueno, es una lástima".

A la mañana siguiente, me enteré que los criterios para la beca tenían que ser ajustados de modo que la fecha límite fue atrasada y todos los solicitantes tenían que volver a presentar sus solicitudes.

Al final resultó que me escogieron para recibir la beca. Un estipendio de 500 yuanes finalmente eran míos para gastarlos en lo que quisiera.

A partir de esa experiencia, he aprendido a mantener la calma, porque sabía que lo que era mío no lo perdería y lo que no era mío, no lo tendría por más que peleaba.

El Shifu dice:

“Por eso hablamos de seguir el curso natural; a veces piensas que esa cosa es tuya, e incluso los demás te dicen que esta cosa es tuya, pero en realidad no lo es. Probablemente consideres que es tuya, pero en última instancia no es tuya y, en medio de esto, se te pone a prueba para ver si puedes dejarlo o no; si no puedes dejarlo, entonces es un corazón de apego; se tiene que emplear este medio para quitarte este corazón de búsqueda de beneficios, es precisamente esta cuestión". ("Corazón de envidia" de Zhuan Falun)

(2) Un día, me encontré con una ex compañera de mi madre me dijo: "Mi hija está continuando sus estudios en los Estados Unidos. Ella podría encontrar un trabajo allí y establecerse".

Exclamé, "¡Wow! ¡Que maravilloso!"
Más tarde, al reflexionar me di cuenta que mi observación se derivó de mi apego a la envidia, al anhelo de experimentar las condiciones de vida en el extranjero, de querer cambiar mi vida y la búsqueda de un futuro mejor.

A menudo pensaba sobre todo eso y vivía obsesionada acerca de lo que estaba delante mío, en cómo conseguir un buen trabajo, en cómo asegurarse de vivir en un buen ambiente, en cómo tener un buen ingreso y así sucesivamente.

Me di cuenta que todo eso provenía de una mentalidad de buscar la comodidad y de mirar hacia afuera. Soy una practicante de Dafa y mi camino es el camino de la práctica. Todo está arreglado por el Shifu. Simplemente caminaré por el sendero que el Shifu me ha dispuesto.

(3) Tengo un temperamento bastante explosivo, con una tendencia a ser impaciente y tiendo a hablar intencionalmente o no sin ninguna benevolencia.

Mi compañera de habitación, una vez cometió un error. Me molestó de inmediato y la regañe con un fuerte tono de acusación. Gracias al estudio del Fa me di cuenta de que había hecho mal. Por lo tanto me esforcé en deshacerme de este apego, pero no fue fácil.

Un día, tomé una siesta por la tarde. Podía sentir que estaba dormida, pero al mismo tiempo sentía que estaba recitando: "Quién tiene razón, quién no" de Hong Yin III

Me di cuenta que Shifu me estaba ayudando a recordar que debía mirar hacia el interior por mis propios defectos en lugar de tratar de averiguar quién tenía la razón, quién no. Shifu me estaba diciendo que debía aprovechar cada oportunidad al enfrentarme a un conflicto para mejorar y elevar mi xinxing (naturaleza de la mente-corazón).

Esclareciendo los hechos y atestiguando sobre Dafa
Nunca fui buena cuando hablaba con la gente sobre los hechos de Falun Dafa. Durante la secundaria y más tarde en la universidad, hice muy poco para esclarecer la verdad. Tenía miedo y me daba nervios de no hacerlo bien. Tenía miedo de que no me creyeran.

Yo sabía que ayudar a la gente a entender Falun Dafa era una de las cosas que deberíamos hacer. Por lo que decidí que iba a superar esto tratando de acercarme y hablar con cada persona a la que tenía la suerte de conocer.

Sucedió en junio. Estaba sola estudiando en el aula. La puerta se abrió, entró una estudiante y me preguntó si podía estudiar en el aula.

Le sonreí y le dije: "Por supuesto. Hay muchos asientos. Pase adelante".

Entonces me puse a pensar, ya que sólo estábamos los dos, esa era una buena oportunidad para hablarle acerca de Falun Dafa. Así que empecé a conversar con ella.

Le pregunté, "¿Qué estudias?"

Ella respondió: "Lengua extranjera".

Le dije: "Google está bloqueado. Debe ser difícil encontrar material en un idioma extranjero".

Ella estuvo de acuerdo.

Le ofrecí mi simpatía y continué hablar de por qué Google fue bloqueado, cómo las noticias en el país eran básicamente falsa, las cuestiones de los derechos civiles, por qué los estudiantes quieren ir al extranjero a estudiar, cómo las personas que practican Falun Dafa son perseguidos, lo que la gente en el exterior pensaba del PCCh y cómo los gobiernos extranjeros se negaban a dejar entrar a miembros del partido comunista.

Ella me escuchó. Cuando le hablé de renunciar al partido comunista chino, consintió y me permitió que la ayudara a retirarse de las organizaciones afiliadas al PCCh.

Después de este encuentro con buenos resultados, me sentí animada y confiada. He utilizado el mismo formato para ayudar a otros estudiantes a aprender los hechos sobre Dafa y la persecución y los animé a renunciar al PCCh.

Al aclarar los hechos, llegué a comprender también que para que la gente me creyera, debía comportarme como un verdadero discípulo de Dafa, siempre pensando en ellos primero y haciendo el mayor esfuerzo de ser amable y servicial.

Porque la gente que conocía eran estudiantes, también aprendí que para ganar su confianza, debía estar dispuesta a ayudarles a comprender en su nivel.

Yo empezaría por hablar con ellos acerca de sus estudios, acerca de las posibles dificultades que podrían estar encontrando y sobre la manera de superar estas dificultades citando experiencias personales.

Entonces les contaba que yo era una candidata de postgrado recomendada por la universidad, lo cual normalmente aumentaba mi estatus ante sus ojos, por lo que se inclinaban más a respetarme y estaban más dispuestos a aceptar lo que les dijera.

Al ganar su respeto y confianza, cuando les hablaba acerca de Falun Dafa y la persecución, reaccionan mejor.

Sé que Shifu me conduce por este sendero, mostrándome el camino, ayudándome, animándome, de manera que puedo atestiguar mejor el poder y la maravilla de Dafa.

Me siento muy agradecida de poder ser una discípula de Dafa en este período de la rectificación del Fa. En los días y años por venir, abandonaré mis nociones humanas a fin de avanzar con mayor diligencia, cultivarme más sólidamente para cumplir mis votos prehistóricos y seguir al Shifu a casa.

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2015/3/25/149471.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.