Jubilado de Sichuan describe cómo fue torturado

Wang Huaifu, de 68 años, es un jubilado de un centro de suministro de grano en Weicheng, ciudad de Mianyang, provincia de Sichuan.

Este fue su quinto arresto de la última década, sólo tres meses después de haber sido puesto en libertad . Después de su tercer arresto en junio de 2011, durante tres años fue encarcelado y torturado.

El Sr. Wang relata su calvario:

Arresto ilegal
El 25 de junio, siete agentes de la policía irrumpieron en mi casa, la saquearon y me arrestaron. Los oficiales eran del departamento de policía de Chengnan,de la comisaría de Songya y de la comisaría de policía en Tangxun. Chen Wei, Sun Yuran y Li Sitai fueron dos de ellos.

Ese día, me llevaron al Centro de Detención de la ciudad de Mianyang y me detuvieron durante 15 días.

Mi familia trató de averiguar dónde estaba, pero la policía se negó a decirlo. Ellos tuvieron que visitar un par de lugares de detención antes de localizarme.

Tortura brutal
El día después de mi llegada al centro de detención, el guardia Liu Bo me llevó a su oficina para el proceso de ingreso. Le hablé de Falun Gong y Cai Fan, otro guardia en la oficina, comenzó a maldecir al fundador de Falun Gong, después de que comencé a hablar. Cuando traté de detenerlo, me tiró al suelo.

Él esposó mi mano izquierda detrás de mi espalda y apretó las esposas al máximo. Fue horrible. Luego hizo lo mismo con la mano derecha. Tenía tanto dolor que era incapaz de levantarme. Tomó mis brazos y empujó mi espalda con la rodilla para hacerme levantar. Escuché mi columna quebrarse y sentí un dolor agudo. Tuve que permanecer en una posición entre cuclillas y medio arrodillado.

Diez minutos más tarde que me retiraron las esposas, mis manos quedaron hinchadas como trozos de pan. Yo tenía que apoyarme para poder moverme y tenía dificultad para cuidar de mí mismo.

El 3 de julio, decidí reportar este incidente al director del centro de detención, pero los guardias de servicio, Zhang Yongwu, Liu Bo y Cai Fan, impidieron que me reuniera con él.

Tratamiento de emergencia
En el día 14, tuve un dolor intenso nuevamente. No había podido hacer mis necesidades en la noche. Mi abdomen se hinchó por la mañana. Era tan doloroso que en varias ocasiones le pedí a los que estaban de guardia me ayudaran. Cerca de las 06.30 h., dos guardias me llevaron a un hospital. El médico tuvo que usar un catéter urinario para aliviarme.

La policía llevó a mi esposa al hospital para pagar el costo del tratamiento. Entonces me dieron de alta el mismo día 10 de julio.

Me fui a casa con el catéter. Mis manos y brazos todavía me duelen y tengo dificultades para moverme y cuidar de mí mismo.

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2015/8/2/151854.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.