Al padre de la señora Liu Xiaohong, detenida en la provincia de Sichuan, le rechazaron la solicitud para visitarla

La señora Liu Xiaohong, practicante de Falun Gong, llegó a trabajar desde Macheng, provincia de Hubei a la ciudad de Chengdu, provincia de Sichua. En junio de 2011, ella fue arrestada por la policía de Chengdu. Su padre vino desde el área rural de Macheng a Chengdu para visitarla, pero ninguno de los agentes que encontró le mostraba sus insignias o se identificaba. En vez de eso, casi le confiscaron su documento identificación y le detuvieron.

Xi'anlu Liao Hai, funcionario de la estación de policía, junto con los agentes de la División de Seguridad Nacional del distrito Jinniu, detuvieron a las practicantes Sras. Xiu Li, Liu Xiaohong y Qiu Yan alrededor de las 9:45 p.m. del 10 de junio de 2011. La policía saqueó sus casas y confiscó sus ordenadores, libros de Falun Gong, dinero en efectivo y chequeras.

Poco tiempo después que arrestaron a la Sra. Liu, los funcionarios de la estación de policías en el distrito Chengdu Jinniu informaron a su padre que estaba detenida en el Centro de Detención de Chengdu. El 16 de agosto, el padre de la Sra. Liu fue al Centro de Detención a preguntar cómo estaba su hija. El policía de turno no le dijo nada y sólo le permitió que le dejara algo de ropa. El padre miró la notificación que había recibido y se dio cuenta de que no había ninguna información de contacto en ella. No tenía los nombres de los funcionarios encargados del caso, ni la fecha de publicación del anuncio. Entonces le dijo al oficial de guardia: "Mi hija ha sido detenida aquí por más de dos meses. De acuerdo a la ley, una persona no puede ser detenida más de 37 días y su detención ha durado mucho más que eso". También, le dijo que su hija era una persona muy buena, destacada en su trabajo y no debería ser tratada de esa manera. Al final, le contestaron que su hija había sido detenida por agentes de la estación de policía de Xi'anlu.

Ese mismo día por la tarde, el padre de la Sra. Liu, fue a la estación de policías de Xi'anlu. Encontró a dos oficiales de policía, pero no dijeron sus nombres ni los nombres de los funcionarios que estuvieron a cargo del caso de su hija. Además, lo gritaron, diciéndole que él estaba interrumpiéndoles su trabajo. El padre de la Sra. Liu les dijo que su hija era una buena persona y no debería sufrir un trato injusto. Los policías le contestaron finalmente que la Sra. Liu había sido encontrada aclarando la verdad sobre Falun Gong en Internet, por lo que fue vigilada y después detenida. También le dijeron que si quería conocer mayores detalles, debería preguntarles a los funcionarios de la División de Seguridad Nacional del distrito Jinniu

El padre de la Sra. Liu fue el día siguiente, 17 de agosto, a la Estación de Policía de Jinniu, para solicitar mayor información sobre su hija. En la entrada, hizo una llamada telefónica a la División de Seguridad Nacional. Tan pronto como la persona que contestó el teléfono se enteró que estaba hablando con el padre de la Sra. Liu, inmediatamente lo colgó sin decir nada. Cuando el padre llamó de nuevo, no contestaron el teléfono. Después visitó la Oficina de Apelaciones más cercana, donde el empleado que lo recibió le dijo que los agentes de la División de Seguridad Nacional no lo recibirían.

Al tercer día, el padre de la Sra. Liu volvió a la estación de policía en el distrito Jinniu. Esta vez, pidió al guardia de seguridad que llamara a la División de Seguridad Nacional de parte de él. El teléfono fue contestado, pero todavía se negaron a verle. El padre explicó al guardia de seguridad lo buena que era su hija. El guardia de seguridad llamó una vez más a la División de Seguridad Nacional y les dijo que el padre de la Sra. Liu había estado allí dos días seguidos y les preguntó si podían recibirlo. Entonces los funcionarios dijeron que alguien saldría a reunirse con él.

Pasó mucho tiempo, pero nadie se presentó. Luego llegó un coche de policía y se bajó un oficial. El guardia de seguridad le dijo al padre que entrara en el coche y se fuera con el oficial de policía. Lo llevaron a la estación de policía de Yingmenkou. Sin mostrar su identificación o dar su nombre, el funcionario de policía le dijo al padre directamente que los oficiales de la División de Seguridad Nacional no lo verían.

Este funcionario le exigió su identificación para verificarla. Después de recibir la identificación, buscó información en su ordenador e imprimió un informe. El funcionario pidió a algunas personas que vigilaran al padre de la Sra. Liu y luego subió a otro piso. Pasó mucho tiempo, y el oficial aún no regresaba. El padre de la Sra. Liu después se dio cuenta que este funcionario era el jefe de la estación de policía.

De repente, el padre de la Sra. Liu se percató que debía salir inmediatamente, de lo contrario, también podría ser arrestado. Gritó muy fuerte afuera: "¡Devuélvame mi identificación!". Todos los funcionarios presentes se sorprendieron, pero no dijeron nada. A continuación, el jefe de la estación de policía, se asomó una vez más y bajó. Devolvió la identificación al padre de la Sra. Liu, pero todavía estaba decidido a detener al anciano. Dijo: "¿Quiere que lo llevemos a la estación de policía de Xi'anlu para solicitar más información?" El padre de la Sra. Liu le preguntó: "Si ni siquiera me dice su nombre ¿Cómo puedo confiar en usted? En realidad, ya fui a la estación de policía de Xi'anlu. Nadie responderá a mis preguntas. No, no iré con usted y me voy ahora" y se alejó rápidamente.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.