Piernas paralizadas, vida en peligro: hechos horrorosos de una mujer practicante de Falun Dafa en la prisión femenina Masanjia


Las autoridades de la prisión femenina Masanjia, provincia Liaoning, han llevado a cabo una horrorosa persecución en contra de los practicantes de Falun Dafa. Ahí, la policía declara “podemos hacerlo de manera que los practicantes de Falun Dafa no encuentren dónde apelar y a nadie a quien presentar la injusticia. Incluso podemos hacer que una persona sana se vuelva demente. Los mataremos sin razón y sus familiares ni siquiera podrán encontrar sus cuerpos”. Entonces, no es sorpresa cuando actúan bajo estas palabras y realizan todo tipo de acciones malévolas.

La practicante de Falun Dafa señora Han Xuejun, quien tiene cerca de veintiocho años de edad, ha sido encarcelada en el hospital de la prisión. Bajo la horrorosa tortura, sus piernas están paralizadas y actualmente está incontinente. Más aún, tiene tubos de alimento forzado en sus cavidades nasales, su boca está rellena a la fuerza de cosas y sus brazos están amarrados a la cama. No obstante, tan pronto como tiene una oportunidad, la señora Han grita ¡“Falun Dafa es bueno! ¡Falun Dafa es recto!” Dos delincuentes criminales son responsables de controlar a la señora Han, han rellenado la boca de la señora Han para mantenerla en silencio y están constantemente insultándola y pegándole.

En la prisión femenina Masanjia, tan pronto como una practicante de Falun Dafa llega, la policía instruye a unos cuantos delincuentes criminales para “disciplinarla”. La única responsabilidad de esos prisioneros es obligar a la practicante a que renuncie a su práctica. La policía y los delincuentes criminales toman turnos intentando lavarle el cerebro y previniendo que duerma. Si la practicante no se rinde, no dudan en usar violencia. Sellan su boca y cubren sus ojos y una docena de ellos toman turnos para golpearla y remecerla con bastones eléctricos. A menudo torturan a la practicante hasta que se encuentra al borde de la muerte. Además, instruyen a dos personas a que sigan a la practicante a donde sea que vaya o haga lo que haga –cuando ella trabaja, come e incluso cuando va al baño. La practicante tiene prohibido hablar a cualquier otra persona. En la noche, continúan lavándole el cerebro junto a su cama. Como esas personas no van a dormir, no la dejan dormir tampoco.

Practicantes como Han Xuejun, quienes rehúsan renunciar a sus creencias, son enviadas al hospital de la prisión para torturarlas más violentamente y alimentarlas obligadamente. Para prevenir que los practicantes griten, ellos rellenan sus bocas y las sellan.

Una vez que una practicante es enviada al hospital, no se permite que sus familiares la visiten. Como resultado, el hospital puede fácilmente intensificar la persecución porque no hay nadie que sepa que ella está siendo torturada hasta la muerte. Por esta razón, los familiares de Han Xuejun no han podido visitarla durante todo el mes pasado.

Versión en chino disponible en:
http://www.minghui.org/mh/articles/2004/3/7/69338.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.