Pintura y entrevista: Quiero mi papá

Introducción: Entre los días 15 y 16 de julio de 2004 una exposición de pintura apadrinada por la Asociación Falun Dafa de Washington D.C. sobre el tema de “Un coraje inflexible”, se presentó en la sala de exposiciones de Rayburn House Office en Wahington D.C. Todas las obras expuestas son creaciones de practicantes de Falun Gong. Algunos de ellos siguen encarcelados ilegalmente en China. Después de cinco años de represión sangrienta, estos artistas que practican Falun Gong esperan expresar la alegría de encontrar su verdadera naturaleza cultivando Falun Gong, sus creencias justas e indestructibles bajo la tortura cruel y la represión, su persistencia que cultiva la Verdad, Compasión y Tolerancia y su fe en el hecho de que “lo justo acabará por vencer la perversidad”.


Pintura al óleo: “Quiero mi papá” por Wang Weixing
(24 inch x 30 inch) 2004

Periodista: Zhu Qingming periodista para Puresinsight.net
Wang: Sra Wang Weixing, pintora

Periodista: Usted tiene una pintura titulada “Quiero mi papá” sobre la historia de Dai Zhizhen y de su hija
Wang: “Quiero mi papá” es un sentimiento extremadamente natural para un niño. Ella perdió a su padre pero naturalmente le gustaría verle de nuevo. Cuando se mira el cuadro, como la niña es muy pequeña, si estuviera en una posición más baja con relación a su madre, la pintura parecería como estirada hacia arriba y habría sido difícil de manipular. Por eso, pinté a la niña en una posición ligeramente elevada. Podríamos pensar que ella está de pie sobre algo, cerca de su madre, porque ésta resalta solamente un poco más que la niña. En el lado derecho hay una puerta que va hasta la parte alta de la pintura. Entre la cabeza de la madre y la altura hay un espacio vacío. En su conjunto, el lado izquierdo y el derecho de la pintura tienen más altura que la zona del medio pero no quiero utilizar la letra “V” o algo que se le parezca para analizar la composición. Al contrario, prefiero analizar la concepción. Traté de pintar algo que fuera fácilmente representativo y me permitiera expresar fácilmente mis ideas.

En cuanto a las grandes pinturas, puedo decir que no me interesan más hacerlas. En el pasado, tenía al espíritu de que sólo las grandes pinturas podían expresar grandes cosas. Pero esto no es verdad. La inmensa mayoría de las pinturas que me han conmovido, no han sido a causa de su talla, sino más bien por su connotación fuerte. Partiendo de esto, también tengo otra concepción con respecto a que la pintura sea “pequeña”o “grande”. Comencé a expresar profundamente mis ideas sobre pequeñas pinturas.

El objetivo de esta pintura es la expresión de los ojos de la niña. Cada vez que la cara de la madre o del padre se volvía prominente empezaba de nuevo a pintarlo. De todas maneras, la calidad de esta pintura principalmente es determinada por el modo en el que usted lo manipula. Si hubiera pintado a la madre y al padre con muchos detalles, el visitante no habría podido fijarse en los ojos de la niña en el primer vistazo. Tenía que borrar muchas veces algunas partes incluso del cuerpo de la niña y empezar de nuevo. Así, hacer una pintura de esta manera requiere mucho trabajo. Se debe tener mucho cuidado cuando se quiere expresar y representar algo.

Periodista: Es verdad que cuando nos fijamos en este cuadro captamos enseguida los ojos de la niña y después su cara. Después nos fijamos en la madre y al final en el padre. Esta pintura ha causado una impresión muy grande en el público.
Wang: Esta pintura ha pasado por varios procesos.


Periodista: Las pinturas occidentales más conocidas hacen una representación exquisita de los ojos y de la cara de los sujetos. Los ojos son en general lo que llama la atención del público. Los ojos cuando están bien dibujados "hablan", como en esta pintura.
Wang: Las cejas de la niña están fruncidas. Pensé que era necesario que estuvieran un poco así para mostrar que sus sentimientos profundos no estaban tranquilos. Su boca está ligeramente abierta. Antes, cuando pintaba para alcanzar la belleza, pintaba una bella boca. Pero aquí quise expresar a una niña tal como se la ve, una niña que perdió a su padre, es por esto que pinté su boca ligeramente abierta y sus cejas fruncidas.

La historia que se esconde detrás de la pintura “quiero mi papá”

Este trabajo fue creado para ilustrar la historia de una niña llamada Fadu. Su padre murió cuando ella tenía sólo nueve meses. A Fadu le gusta jugar simulando llamadas telefónicas donde busca a su padre. Suele plantear preguntas por teléfono diciéndole a su padre ciertas cosas y después ella misma responde a sus preguntas. A veces cuando está triste, llora la ausencia de su padre. Su padre Chen Chengyong ha sido torturado a muerte en China por ser practicante de Falun Dafa. Después de su muerte, la madre de Fadu, Dai Zhizhen, una ciudadana australiana, la llevó consigo por varios países del mundo para pedir a la gente que ayuden a poner fin a estas atrocidades.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.