La Sra. Shan Yuqin, practicante de Falun Gong de la provincia de Heilongjiang, murió a consecuencia de una brutal tortura

Shan Yuqin

La Sra. Shan Yuqin, de 48 años de edad, era una practicante de Dafa del condado de Yilan de la provincia de Heilongjiang. En febrero del año 2000 fue a Pekín para apelar y resultó detenida por la policía de la ciudad de Dalianhe. Se la ingresó en el segundo centro de detención del condado de Yilan y se le extorsionaron 2.500 yuanes. En julio de 2000 resultó detenida de nuevo durante 34 días, sustrayéndole 1.500 yuanes más. El 27 de noviembre de ese mismo año, fue detenida en su casa por la policía de la ciudad de Dalianhe y enviada de nuevo a un centro de detención, donde fue ingresada durante 210 días y condenada a 960 yuanes de multa. Durante esta detención se le aplicó una sesión de lavado de cerebro para ser “reeducada”. Como constantemente estaba detenida, nadie pudo ocuparse de su cosecha de sandía. En consecuencia su familia al no tener más rentas tuvo que soportar una vida dura.

En 2001, Shan Yuqin fue detenida de nuevo por la policía de la ciudad de Dalianhe y condenada a dos años de "reeducación" en el campo de trabajos forzados de Wanja. Mientras estuvo en este campo la policía le propinó fuertes palizas aplicándole choques con porras eléctricas. Asimismo le esposaban las manos colgándola. Las esposas le hicieron unos cortes profundos en sus muñecas y las cicatrices producidas jamás desaparecieron. Perdió catorce dientes. Como consecuencia del largo período de tortura, su salud se degradó cada vez más. La mitad de su cuerpo se le quedó paralizado y no podía ocuparse de sí misma. Finalmente tuvo trastornos mentales. Cambiaba de humor constantemente. Pasaba de la risa al llanto de un minuto a otro. Cuando los miembros del campo la vieron en esta situación, avisaron a la policía de Dalianhe para que comunicaran a su familia que vinieran a recogerla. Sin embargo Mao Yongfeng, el secretario del partido del gobierno de la ciudad y el jefe de policía, se negaron a gestionar el documento de autorización de salida. Más tarde Mao Yongfeng se presentó en el campo para tratar este asunto y los responsables le sugirieron la posibilidad de liberar a Shan por razones de salud. Entonces Mao les dijo: “¿está todavía viva? Durante el tiempo que le quede un soplo de vida que se quede aquí”. En consecuencia, Shan continuó detenida seis meses más y sus condiciones se fueron agravando cada vez más. El 30 de diciembre de 2003, la “oficina 610” del contado de Yilan y su familia la pudieron recuperar. Después de regresar a su casa su salud continuó deteriorándose y tuvo que guardar cama. El 20 de agosto de 2004 Shan falleció.

Nota del autor: como Shan quedó mentalmente inestable a su vuelta a casa, no pudimos obtener más detalles sobre la tortura que sufrió en el campo de trabajos forzados, ni sobre los nombres de sus verdugos.

Versión en chino disponible en:
http://www.minghui.ca/mh/articles/2004/8/24/82505.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.