Alemania: Un discurso pronunciado con motivo del Día Mundial de los Derechos Humanos en Bremen

El discurso siguiente ha sido pronunciado por un practicante de Falun Gong en una rueda de prensa celebrada con motivo del Día Mundial de los Derechos Humanos en Bremen

Señoras y señores, hoy es el día de los derechos humanos.

El derecho a vivir, el derecho a pensar y el derecho a tener una opinión personal son derechos que en Alemania nos tomamos como derechos adquiridos.

Hace ahora doce años que Falun Gong llamado también Falun Dafa es conocido por el público. Hace ya cinco años que la persecución comenzó. Falun Gong es una práctica tradicional china que tiene influencias de la Escuela Buda. Los practicantes de Falun Gong siguen los principios de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”.

Hoy comprobamos que Falun Gong está perseguido en China sin razón alguna. Los practicantes son torturados y enviados a campos de trabajos forzados. Los medios de comunicación chinos diseminan historias fabricadas para reprimir la información sobre esta persecución infundada. Hasta encontramos que los medios de comunicación alemanes repiten las historias y las informaciones falsas sobre Falun Gong propagadas por el régimen chino. Me siento muy triste por tener que anunciar que es el mismo régimen que perpetra la persecución.

Durante un largo período, China persiguió a varios grupos de personas, entre los que estaban los cristianos, los budistas, los movimientos democráticos o Falun Gong. La persecución de Falun Gong se extendió a cada faceta de la vida corriente, ya sea en el trabajo como en la familia. Hasta los amigos de los practicantes de Falun Gong son perseguidos. Esta persecución se refiere a gente pacífica, que aspira sólo a practicar su creencia libremente.

Este género de injusticia no debería llegar a ninguna parte del mundo, sólo China utiliza instrumentos de tortura medievales para quebrantar la voluntad de los practicantes. ¡Y esto pasa actualmente! ¡Y esto pasa hoy! ¡Y esto está pasando ahora!

El iniciador de este terrorismo tan ilógico es el antiguo dirigente y jefe del Partido comunista chino Jiang Zemin. Él debe asumir sólo la responsabilidad del genocidio perpetrado contra los practicantes de Falun Gong; él debe asumir sólo la responsabilidad de haber hecho a Falun Gong el enemigo número uno de China; él debe asumir sólo la responsabilidad de la muerte de más de 1.150 practicantes y el encarcelamiento de más de 500.000 practicantes en campos de trabajos forzados.

Los países como Canadá e Irlanda así como otros países, mostraron claramente que era posible mantener relaciones comerciales estables con China defendiendo los derechos humanos. Esperamos que Alemania sepa también luchar por los derechos humanos.

El régimen chino prometió a sus ciudadanos la obtención de los derechos humanos, sin concedérselos. Johannes Rau, en su visita oficial a China, declaró que un gran país como China “no podía ser gobernado solamente por un régimen autoritario”. Rau continúa diciendo que los derechos humanos son de "aplicación universal" y “deben ser aplicados en todo el mundo“. Ningún compromiso puede ser aceptado cuando se trata de los derechos fundamentales de un individuo: “Vivir libremente y evitar la tortura y la pérdida arbitraria de la libertad así como la discriminación. Estos derechos no son negociables”.

¿Podemos hacer negocios con China? Sí, pero no podemos vender nuestros valores fundamentales y nuestras creencias. Es el único medio que Alemania tiene para negociar con China de modo justo y creíble. ¿Sabía usted que los productos que encontramos en las tiendas durante las fiestas de Navidad, como los juguetes, las piezas técnicas y las joyas son fabricados en masa en los campos de trabajos forzados en China y que estos productos baratos son probablemente fabricados por las manos de trabajadores esclavos?

Los que creen que no pueden hacer nada para ayudar en este asunto, por favor escuchen lo siguiente: En septiembre, la practicante de Falun Gong Xiong Wei ha sido liberada. Xiong Wei es una antigua estudiante de la Universidad Técnica de Berlín que sufrió durante dos años en un campo de trabajos forzados porque practica Falun Gong. Muchas personas firmaron la petición y muchos de ellos eran habitantes de Bremen. Pues agradecemos a la población de Bremen desde el fondo de nuestro corazón.

No podemos ignorarlo; no podemos abandonarnos frente a este sufrimiento terrible y creer que un solo individuo en este mundo no puede erradicar el sufrimiento. Podemos formar parte integrante de este esfuerzo y hacer lo mejor que podamos. Podemos tener una luz de compasión y decidir hacer algo.

Si usted decide apoyarnos, por favor tome la lista de las firmas, ponga su nombre y forme parte de los que trabajan por el fin de la persecución.

¡Gracias por haberme escuchado!

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.