Dafa es milagroso

Soy una practicante veterana de 70 años de edad. Tengo sólo el primer grado de la escuela y puedo leer sólo unas pocas palabras. Empecé a practicar en 1998. Tenía que escuchar a otros practicantes y repetir después oración por oración cuando empecé a estudiar el libro. Pero después del 20 de julio de 1999, perdimos nuestro grupo de estudio del Fa. Además, los malvados policías me arrestaron repetidamente. Las presiones sociales y familiares causaron que fallara en la cultivación de Dafa por un tiempo. Luego me di cuenta de que tenía que estudiar Dafa, que es el Fa recto y hace a la gente más compasiva.

Lentamente levanté el libro de Dafa de nuevo y lo leí, palabra por palabra. A veces pedía ayuda a los niños de mi familia, quienes inicialmente se negaron a que yo estudiara el Fa debido a la influencia del malvado partido. Debido a mi fuerte fe en Dafa y bajo la protección compasiva del Shifu, gradualmente aprendí muchas palabras. Ni yo misma podía creer como una anciana como yo podía aprender tantas palabras. Gracias Shifu.

Tenía muchas enfermedades antes de empezar a estudiar el Fa. Una mañana de 1996, me caí mientras llevaba verduras al mercado para vender y mi rodilla se dislocó. Cuando el médico me examinó con rayos X dijo que era una herida extremadamente difícil de corregir. Requería cirugía y costaba cerca de 10 mil yuanes. Éste es un gran problema financiero para una familia pobre. No me era posible encontrar tanto dinero, así que tuve que acudir al hospital para tratamiento. Este estado continuó hasta 1998, cuando ya no pude caminar. Perturbada también por la artritis, dolores de cabeza y problemas con la presión sanguínea, mis hijas tenían que cuidar de mí. Había personas en la aldea que practicaban Falun Gong. Mi hija escuchó que Falun Gong podía ayudar a curar enfermedades, así que me animó a aprender. Así es como fui a la práctica para aprender el Fa.

Poco después de aprender los ejercicios, sentía más dolor que antes. Mi familia empezó a poner en duda la práctica. Shifu dijo en Zhuan Falun,

Sin embargo, un verdadero cultivador no puede cultivarse con un cuerpo enfermo. Voy a purificar tu cuerpo, pero sólo lo haré a quienes verdaderamente vengan a aprender el Fa y el gong. Señalamos enfáticamente un punto: si no abandonas ese corazón, ni la preocupación por tal enfermedad, no podemos hacer nada, ni tenemos manera de ayudarte

(Lección Primera)

Sabía que Shifu estaba ayudándome a limpiar mi cuerpo y liberándome al mismo tiempo de mi deseo de curar mi enfermedad. Tenía fe en Dafa, y tenía fe en Shifu. A pesar de las objeciones de mi familia, soporté el agudo dolor y continué yendo al sitio de práctica y al estudio en grupo. Normalmente me llevaba diez minutos caminar hasta la práctica, pero con el dolor en mis pies, me llevaba media hora. Pronto ocurrió un milagro. Mis pies se recuperaron. Podía caminar como una persona normal y casi no sentía dolor. Ya no necesitaba que me acompañaran. Después de ver esto, mi hija dijo: “El Dafa que estás cultivando realmente te ha ayudado e hizo que te recuperes sin tomar ni una píldora”. La gente en la aldea también pensaba que esto era bastante milagroso.

Mi esposo no cree mucho en Dafa. Cuando el malvado partido empezó a perseguir a Dafa el 20 de julio de 1999, mi esposo empezó a decir a la gente que Dafa era falso. También dijo que la razón por la que se recuperaron mis pies fue porque yo había estado fingiendo tener dolor para no ir a trabajar al campo. Debido a la persecución y al envenenamiento del partido, mi hija se opuso incluso más. Mi esposo a menudo abusaba de mí verbalmente y me prohibió practicar. A pesar de la objeción de mi hija y del abuso verbal de mi esposo yo continué cultivándome en Dafa y creía que Dafa era bueno. En el año 2000, mi esposo de repente tuvo un paro cardíaco y quedó parcialmente paralizado. Fue hospitalizado pero le quedaron secuelas. En 2003, tuvo una recaída y volvió a ser hospitalizado. El jefe del hospital dijo que la enfermedad de mi esposo había penetrado en el corazón y que estaba más allá de salvación. Después de regresar del hospital, él no podía comer. Sólo podía beber algo de líquido y era alimentado vía intravenosa. Él sabía que no viviría mucho tiempo, así que pidió a sus familiares que lo pusieran en la sala de estar para dormir y que prepararan el funeral, porque moriría en cualquier momento.

Una noche mi esposo expulsó el agua que le di y no podía hablar. No había ningún otro familiar cerca. Tenía miedo de que muriera en ese momento. Repentinamente Dafa vino a mi mente y pensé en pedirle protección al Shifu. Levanté el libro de Dafa y empecé a leerlo en voz alta. Mientras me escuchaba leer el libro, mi esposo se durmió. Lucía pacífico en su sueño. Poco después de las 12 en punto mi hijo vino y me llamó. Mi esposo se despertó. Milagrosamente, mi esposo se levantó y empezó a quejarse de que tenía hambre y quería comer. No había comido nada en 12 días, así que devoró dos tazones de potaje de arroz. Mi hijo pensaba que era un milagro.

Al día siguiente mi esposo ya no quería dormir en la cama. Quería sentarse afuera y que le leyera el Fa. Él sabía que era capaz de sentarse allí gracias a Dafa. Simplemente así, mi esposo parecía haber cambiado en otra persona. Dejó de insultarme verbalmente. A veces levanta el libro de Dafa y lo leía por sí solo. Decía a los que nos visitan: “Falun Dafa es bueno. Verdad-Benevolencia-Tolerancia son buenos”. Mis hijas dejaron de objetar mi estudio del Fa. También llegaron a darse cuenta de que Dafa es maravilloso.

Para clarificar la verdad y salvar seres concientes, normalmente llevo material conmigo y cuento los hechos a las personas que encuentro donde sea que vaya. Una vez visité a una amiga para contarle los hechos de la persecución. El perro de mi amiga me vio como extraña y me ladró. Dije: “Perro, no ladres. Vete a otro lado. Necesitas asimilarte a ‘Verdad-Benevolencia-Tolerancia’”. Entonces, de repente el perro se acostó quieto bajo la mesa e incluso tenía lágrimas en sus ojos.

Mi nieta dijo: “Abuela, lo que dices es realmente cierto. El perro ya no se mueve y hace lo que sea que le digas que haga. Mira, le salen lágrimas de los ojos”. Asentí. Después de clarificarle los hechos, mi amiga aceptó los materiales, incluyendo un hermoso amuleto y me preguntó si podía pagar por el. Le dije: “Esto es lo que los Dafa dizi usan para salvar gente. No necesitas pagar”. Mi amiga dijo: “Gracias”.

Muchos niños en la aldea saben la verdad. Cada vez que me los encuentro, les digo que recuerden que Dafa es bueno, que sean buenas personas, que no roben, que no golpeen a otros y que si otros intentan golpearlos, pueden correr en vez de quedarse. A los niños les entró mucha curiosidad por Dafa al escuchar estas palabras. Más de diez niños querían aprender de mí. A menudo vienen a mi casa a jugar y me imitan con las piernas cruzadas. Una vez mi nieta estaba practicando en la sala de estar. Estos niños también practicaron con ella. Mirando los movimientos tan ordenados y bellos, mi esposo sonrió y dijo: “Es tan maravilloso ver a tantos niños aprendiendo”.

Había una pequeña niña entre estos chicos. Después de entender la verdad de Dafa, trajo a su hermana mayor y a sus compañeros de clase para que supieran más sobre esto. Les dije que Falun Dafa es bueno y por qué deberían renunciar a la Liga de Jóvenes Pioneros. La hermana mayor era responsable de clase de cuarto grado. Después de entender lo que dije se dio cuenta de la malvada persecución del partido. Pensó que sus compañeros estaban en peligro por estar asociados al malvado partido, que está destinado a ser eliminado por los dioses. Volvió a su escuela y les dijo a sus compañeros que quien quisiera renunciar a la Liga de Jóvenes Pioneros podía hacerlo con ella. Dos chicas a menudo me entregaban listas de nombres “para las tres renuncias” en mi casa.

En mayo pasado, una mujer de 65 años de edad de mi vecindario estaba sufriendo de hipertensión, diabetes, hiperplasia en las articulaciones, visión nublada y audición débil. Dos años antes que enfermara yo le había clarificado la verdad, pero no me creyó. Este año enfermó tanto que no podía comer nada y era incapaz de orinar o mover sus intestinos. Me agarró las manos y me preguntó: “¿Qué debo hacer? El adivinador me dijo que no viviré más allá de junio. Estoy tan asustada”. Le dije: “No tengas miedo. Déjame darte un amuleto. Recita silenciosamente ‘Falun Dafa Hao’, ‘Verdad-Benevolencia-Tolerancia’ son buenos. Entonces estarás bien. Sin embargo, debes creer verdaderamente lo que dices y tener fe en Dafa. Solamente entonces te daré el amuleto”. Ella contestó: “Te creo. Por favor dame esta bendición. Falun Dafa Hao”. Así recitó silenciosamente ‘Falun Dafa hao’ y ‘Verdad-Benevolecia-Tolerancia’ son buenos. Dos o tres días después dejó de tener hipertensión y estaba llena de energía.

Habiéndose beneficiado de Dafa me pidió unos cuantos amuletos más para dar a sus amigos y parientes. Le dije que éstos sólo tendrían efecto si los parientes y amigos verdaderamente creían. Dijo que ellos creerían y prometió no dárselos si no creían. En agosto de este año vino a mi casa y me dijo: “Todos los días recito, ‘Falun Dafa Hao, Verdad-Benevolencia-Tolerancia’ es bueno. Ahora estoy totalmente curada. El adivinador dijo que no viviría más allá de junio, pero ahora es agosto. El perverso partido es realmente malo. Es un Fa muy bueno, pero no dejan que la gente lo practique. ¿Acaso quieren tener problemas con los dioses?”.

Estas son sólo unas experiencias que tenido clarificando la verdad sobre la persecución y salvando seres concientes. Por supuesto ha habido veces que no lo he hecho bien. Trabajaré más duro en el futuro para hacer bien las tres cosas y salvar más seres concientes.

Versión en inglés disponible en: http://www.clearwisdom.net/emh/articles/2007/10/12/90428.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.