Salvaje lavado de cerebro en la cárcel de mujeres de la Región Autónoma Uighur de Xinjiang

En agosto de 2007, la prisión para mujeres de Xinjiang reinició sus sesiones de lavado de cerebro. Durante estas sesiones, practicantes de Falun Gong encarceladas son forzadas a ver videos que difaman a Falun Dafa. También son forzadas a leer artículos que demonizan la práctica y a continuación a realizar resúmenes escritos de sus sentimientos personales. Los guardias de la prisión utilizan muchos métodos violentos para forzarlas a "transformarse" y a abandonar sus creencias.

La prisión para mujeres nunca ha parado su persecución contra las practicantes desde el comienzo de las detenciones ilegales. Utiliza sesiones de lavado de cerebro durante largos periodos para forzar continuamente a las practicantes a "transformarse". Las diferentes técnicas de tortura comúnmente aplicadas en prisión incluyen recluir a las practicantes en pequeñas celdas(1) durante largos periodos de tiempo, electrocutarlas, colgarlas de las esposas, alimentarlas a la fuerza, instigar a otras reclusas para golpearlas y vigilarlas las 24 horas constantemente. No se las permite hablar ni sonreír. Se ordena a las reclusas que lean sin pausa materiales difamatorios sobre Dafa a las practicantes.

También se ordena a las reclusas que vigilen a las practicantes cuando duermen. Si éstas tienen problemas para dormirse después de un largo día de torturas, esto significa que la tortura ha tenido el efecto deseado, que puede que estén teniendo faltas en sus creencias. Entonces, los guardias intensifican la persecución, no permitiéndoles dormir, forzándolas a escuchar material difamatorio todo el día, intimidándolas o amenazándolas con más torturas, o utilizando a sus familias para convencerlas.

El Equipo de Estricta Disciplina (9º Subdistrito) almacena cantidades masivas de libros, videos, fotos y posters que difaman a Dafa. Es realmente una guarida perversa para perseguir a las practicantes de Dafa.

(1) Celda pequeña: la detenida es encerrada en una celda de aislamiento muy pequeña. Los guardias esposan a las practicantes cruzando los brazos detrás de la espalda en una posición fija, en la cual la practicante no se puede mover ni tumbarse. La pequeña celda es muy húmeda y no entra la luz del sol. Las detenidas tienen que orinar y defecar en la celda. Sólo se sirve la mitad de una comida normal al día, a las detenidas que están encerradas en estas celdas. Durante la noche las ratas corren por todas partes. El hedor en la celda es tan fuerte que es difícil respirar.

Versión en inglés:http://www.clearwisdom.net/emh/articles/2007/10/1/90083.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.