Sonreír en el mundo humano

A veces durante el viaje de la vida nos encontramos con muchos reveses y dificultades. Algunas personas se sienten doloridas, perplejas, o incluso tristes. Algunos se sienten perdidos y no pueden salir de una situación por un tiempo muy largo.

A veces durante el viaje de la vida nos encontramos con muchos reveses y dificultades. Algunas personas se sienten doloridas, perplejas, o incluso tristes. Algunos se sienten perdidos y no pueden salir de una situación por un tiempo muy largo.

Una vez calmados, nos preguntamos: ¿por qué tenemos que manejar estas dificultades de esta manera? Una vez un amigo mío me dijo, que detrás de todo lo que ocurre hay una relación predestinada y esto es realmente verdad.

Todo es causado por las relaciones predestinadas. Por lo tanto, no necesitamos preocuparnos demasiado por los resultados de los asuntos cotidianos. Además, muchos sabios cuentan que este mundo es un lugar de ilusión, y esta creado por los dioses para ayudar a la gente a pagar sus deudas kármicas. Sólo después de pagar las deudas contraídas durante el proceso de reencarnación, uno podrá volver a su hogar original (origen verdadero), que es un lugar maravilloso. Visto desde este ángulo, no necesariamente, sufrir y encontrar incidentes desagradable en la vida son cosas malas.

Al experimentar algo negativo, si podemos mirar hacia adentro y tratarlo como una oportunidad para deshacerse de las deficiencias (los apegos), entonces cada vez nos volvemos más maduros. Entonces, ese incidente no habrá ocurrido en vano.

De hecho, siempre podemos manejar las cosas de una manera sencilla si utilizamos nuestra capacidad y sabiduría. Un cultivador escribió en su artículo, "La simplicidad es una clase de sabiduría." En mi opinión, la simplicidad no es sólo una clase de sabiduría, sino también una manifestación del reino de uno y su propia capacidad. Siempre, cuando nos encontramos con algo, si estamos claros a qué valorar y a qué renunciar, entonces seremos capaces de manejar las cosas con compasión, en lugar de ser emocionales. De esta manera podemos manejar bien las cosas.

Desde otra perspectiva, supongamos que nos pasa algo negativo que nos causa dolor, debemos tomarlo como una oportunidad para superarnos aún más. Sólo de esta manera, podemos aprovechar la oportunidad y caminar bien nuestro camino en el futuro.

Si podemos permanecer tranquilos en el ambiente externo, entonces de verdad estaremos en un reino muy elevado. A causa de esto, podemos enfocarnos en las cosas que intentamos de hacer y continuar lucidamente (con una mente lucida).

Cuando uno vive en el mundo terrenal, pero su mente esta más allá del mismo la vida se percibe de una manera diferente. Cuando el sufrimiento y las tribulaciones vienen pueden aparentar grandes. Sin embargo, cuando echamos una mirada atrás, después de haber pasarlas, podemos encontrar que en realidad han sido bastantes triviales.

Por lo tanto, independientemente del dolor y la dificultad que uno experimenta, deberíamos mantener una actitud positiva y alentadora. Cuando logramos esto, vamos a madurar con un corazón lleno de luz y esperanza, en vez de sentir tristeza y dolor y esto nos conducirá hacia un cambio fundamental a entender la vida. Uno realmente entenderá qué es la felicidad y reconocerá la importancia de tener una mente compasiva. Primero, tenemos que confiar y perdonar a los demás, para que ellos también confíar y nos perdonan.

Cuando vivimos de esa manera, nuestros corazones serán jóvenes y vamos a sonreír en el mundo humano.

Traducido de: http://www.zhengjian.org/zj/articles/2009/9/16/61634.htm

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.