Descubriendo el Museo Cernuschi: tesoro del Arte Asiático en París

Enrico Cernuschi (1821-1896) se estableció en París, después de la revolución de 1848, cuando se vio obligado a huir de su casa en Milán.

A pesar de que fue un astuto hombre de negocios que hizo fortuna en la banca, el Arte fue su primer amor. Entre 1871 a 1873, viajó por todo el mundo y se obsesionó con el Arte Asiático.

Representación de los tres reinos y las siete dinastías (Museo Cernuschi)

En China y Japón, Cernuschi adquirió cerca de cinco mil piezas de antigüedades extrañas. Cuando regresó a París construyó una mansión cerca del Parc Morceau, el corazón de la ciudad, para exhibir su colección.

En 1898, poco después de su muerte, se abrió el Museo Cernuschi, centrándose principalmente en el arte y arqueología de China. Más tarde los administradores añadieron piezas procedentes de Corea y Vietnam y actualmente el museo alberga a una de las mayores colecciones de arte asiático en Europa.

Entre los museos más conocidos de arte asiático, se encuentra el Musee Guimet, en el distrito 16, un almacenamiento de unas 60.000 piezas y muy visitado por turistas interesados en este tipo de arte. Sin embargo, los conocedores califican al Museo Cernuschi como una de las joyas ocultas de la ciudad de París.

Del neolítico chino y gráficos japoneses, a la exquisita cerámica de las dinastías Ly y Tran, de Vietnam, el museo ofrece un curso intensivo de bellezas y sutilezas de arte asiático clásico para los visitantes.

Visitando las Galerías
Las galerías de la planta baja generalmente están dedicadas a exposiciones temporales, el día que estuve allí, la exposición ofreció pinturas de la dinastía Qing, del artista Ren Xun (1835-1893).

Una de sus más interesantes obras en exhibición fue un retrato del coleccionista de arte Wu Dacheng, sentado en una habitación de su casa, rodeado de pequeñas reproducciones pintadas, cada una de sus más valiosas piezas.

El trabajo parecía reflejar el hogar del mismo Cernuschi. La pintura era una forma innovadora y divertida para presentar una imagen del colector en medio de su propio inventario de arte. En un ejemplo adyacente, Ren Xun, había tomado una hoja del antiguo arte de la dinastía Shang y utilizó bloques de impresión en tinta para honrar aún más la colección de Wu. Cada imagen era una imagen estampada y una descripción de la pieza.

Esta exposición surgió de manera natural en las habitaciones de arriba, donde está en exhibición la colección permanente del museo. Los visitantes pueden caminar de una habitación a otra y de una dinastía a otra, apreciando desde los bronces Shang a icónicos sirvientes tallados en madera, que recuerdan a los ushabtis egipcios.

Una estatua gigante de Buda supervisa el inicio de una exhibición de artefactos de la dinastía Han. Meticulosos modelos de casas en terracota mezclados cuidadosamente con acróbatas hechos a mano esculpidos arcilla y congelados en el tiempo, situados al borde de un recipiente pintado.

Una de las exposiciones más animadas son las figuras de la dinastía Tang, con sus rostros individualizados y poses realistas. Una orquesta de ocho niñas, cada una montando a caballo y tocando un instrumento musical independiente, parece moverse en procesión a un lado de la habitación.

Por otro lado, los tradicionales caballitos de barro esmaltados y camellos bactrianos, recuerdan a los visitantes de China, con lazos históricos por la Ruta de la Seda. Cerca de allí, una figura de terracota de un bailarín hindú con el pelo rizado y sari ocre pintado, es un ejemplo de personas y bienes que viajaron por la ruta de la seda, a la corte Tang en Chang'an.

En otra habitación, una Bodhisattva (un Buda) en madera del siglo 14 de la dinastía Ming, se sentó a meditar cerca de un exquisito mármol del siglo 11, el Buda Amitaba de Liao, probablemente tallado en el noroeste de Hebei. Dos exquisitas máscaras de oro típicos de los ajuares funerarios de la dinastía Khitan Liao (907-1125), parecen dormir en su urna de cristal, la mujer todavía tiene uno de sus pendientes de oro delicados, en forma de un gato.

Desde su clásico exterior del siglo 19, el Museo Cernuschi se parece a la casa de un afluente empresario francés. Pero sus líneas clásicas europeas y el pórtico de columnas dóricas, son engañosas. Por dentro es otro mundo, un tesoro refleja la pasión de un hombre por el arte asiático.

Susan James es una escritora independiente con sede en Los Angeles. Susan residió en India, el Reino Unido, Hawai y escribe acerca de viajes, arte y cultura.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.