Practicar Dafa es un honor y privilegio

Me siento muy afortunada de ser una practicante de Falun Dafa. Es un honor y un privilegio ser parte de Dafa.

Comenzar a practicar Falun Dafa
Durante años había estado buscando respuestas a numerosas preguntas sobre la vida, significado y propósito. Al no tener suerte, me volví hacia el Budismo y me convertí en una Budista laica para recibir un poco de consuelo espiritual.

Había sobrevivido a dos terribles accidentes de tráfico y sufrí de dos fugas de monóxido de carbono. No pensé que ellos fueran por coincidencia. Todavía creía en la existencia de seres superiores y continué en mi búsqueda espiritual.

Un día, en 2013, la instructora extracurricular de mi hijo me habló de Falun Dafa y me dijo que el dolor en su pierna había desaparecido debido a Dafa. Yo no era muy receptiva, porque había estado influenciada por la propaganda del partido comunista chino (PCCh).

Ella me dio una copia de "Zhuan Falun" y me dijo que mi salud mejorará si logro terminar de leer el libro en pocas semanas. Como me gustaba leer todo tipo de libros, yo estuve de acuerdo.

Al leer el libro, me llamó la atención de inmediato la profunda enseñanza sobre cómo practicar la cultivación y elevarse a niveles más altos. Pronto sentí que Shifu desbloqueó mi ojo celestial tal como lo dice en el libro... "cada uno de ustedes siente que su frente está tensándose, que la carne se amontona allí, taladrando hacia dentro" "y, de repente, ve un gran ojo enfrente de sus ojos..." ("Zhuan Falun")

Entonces vi varias escenas que parecían ser antiguas y otras escenas de tiempos modernos. También vi escenas de mi vida de hace diez años, exactamente con mis sábanas de cama, mi perro y otras cosas. Yo estaba emocionada de ver todo esto, ya que nunca había experimentado algo así como Budista laica.

Luego doné todas mis escrituras Budistas y estatuas, al templo local. Más tarde me uní a un grupo de estudio del Fa y a la práctica en mi comunidad local.

Salud y beneficios familiares
Durante años he sufrido de muchas enfermedades, incluyendo de rodilla sinovitis articular y artrosis; reumatismo, neurastenia, espondilosis cervical, enfermedades al corazón y hombros congelados. Fui hospitalizada en el Hospital Xuanwu de Beijing durante varios meses. La medicina moderna no me mejoró en nada y todos mis medicamentos sólo impidieron que mis enfermedades empeoren.

Mi marido no me apoyó en mi práctica de Falun Dafa, así que al principio practique sin su conocimiento. A medida que continuaba, mis enfermedades se curaron sin siquiera darme cuenta. Esto ayudó a solidificar mi creencia en Dafa y también la opinión de mi esposo cambió hacia Dafa.

Ya que mi marido y otros familiares vieron que ya no necesitaba tomar más medicamentos y que me volví más extrovertida y alegre, ellos no se opusieron a mi práctica.

Enseñé a mi hija de quinto grado a recitar Lunyu y poemas de Hong Yin. Sus estudios y calificaciones también mejoraron. El Shifu a menudo me daba pista en mi cultivación a través de sus palabras como una niña inocente y disfruto compartiendo mis entendimientos con ella.

De vez en cuando, le digo a mi esposo: "La mejor decisión que he tomado en mi vida, fue la de empezar a practicar Falun Dafa".

Hablándole a la gente sobre Falun Dafa
Inicialmente no era activa en contar a la gente acerca de Falun Dafa. En mi corazón me di cuenta de que era mi responsabilidad hablar con más gente sobre Dafa, pero todo lo que hice fue pasar billetes de dinero con escrito en ellos palabras alabando a Falun Dafa.

Shifu sabía que tenía el apego al miedo. Hubiera tenido muchos problemas de limpieza, así que llamé a muchas personas para arreglar las cosas. Mi nevera, aire acondicionado, cuarto de baño, grifo del agua y otras de plomería que en la cocina no funcionaban.

Uno tras otro, les hablé a los trabajadores para que renuncien al PCCh y a sus organizaciones asociadas.

Un joven una vez vino a arreglar mi nevera. Traté de hablarle sobre Falun Dafa, pero él me interrumpió: "¿Por qué habla conmigo sobre Falun Dafa?"

En lugar de dar marcha atrás, tuve fuertes pensamientos rectos. "¿Por qué no? ¿Cuánto sabe usted de eso?"

Él parecía sorprendido por mi respuesta directa y luego parecía dispuesto a escuchar. Le hablé de cómo me había beneficiado de la práctica de Falun Dafa y del por qué la gente necesita renunciar al PCCh. Él finalmente se convenció y estuvo de acuerdo. Me dio sinceramente las gracias antes de salir.

En otra ocasión tenía una cita con un fontanero para que arreglase la tubería de la cocina a las 11:00 h. Llamó antes de tiempo y me dijo que no podía llegar a esa hora y tuvo que posponer la visita hasta el mediodía.

Esto me preocupó porque mi esposo llegaba a casa para el almuerzo y él no me apoyaba con Falun Dafa en el momento. Pensé: "¿Qué pasa si llegan al mismo tiempo y no puedo hablar con el técnico sobre Dafa? ¿Qué pasa si no tengo una segunda oportunidad de salvarlo?"

Justo en ese momento el fontanero llamó y me dijo que podía venir un poco antes del mediodía. Tuve la oportunidad de hablar con él cuando terminó el trabajo y justo antes que mi marido llegara a comer. Estaba llorando y en mi corazón agradecí a Shifu por ese arreglo especial.

Tenía una amiga cuyo hermano era un practicante veterano, ella practicaba desde antes de la persecución, cuando comenzó el 20 de julio de 1999, el hermano de mi amiga fue arrestado muchas veces debido a su creencia, así que ella tenía opiniones negativas sobre Falun Dafa.

Aunque hablé con ella sobre cómo me había beneficiado, logré convencerla de renunciar al PCCh, ella desaprobaba mis esfuerzos por persuadir a otros que renuncien al PCCh. Una vez ella me invitó a su casa con otros tres invitados.

Ellos están aquí para ser salvados", pensé. "Tengo que encontrar una manera de hablar con ellos acerca de Falun Dafa y que renuncien al PCCh".

Como todos se sentaron después del almuerzo para charlar, luché pensando qué hacer a continuación. En ese momento, mi amiga recibió una llamada de su hijo pidiéndole que lo recogiera. Yo estuve muy emocionada. Cuando ella se fue, les hablé a los huéspedes de lo que quería charlar y con éxito les persuadí a todos a renunciar al PCCh.

Sabía que Shifu valoró mis buenas intenciones para salvar a la gente y por lo tanto hizo los arreglos y me dio todas las oportunidades para hacerlo.

Hasta ahora he ayudado a más de 100 personas a renunciar al PCCh. Al pensar de cómo podría hacerlo más, me llenó de un sentido de urgencia. Sé que debo estudiar bien el Fa y salvar a más gente con la guía y los arreglos de Shifu.

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2015/5/13/150396.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.