El gran general Guo Ziyique rescató la Dinastía Tang

Guo Ziyi (697-781) fue un famoso general que vivió a mediados de la Dinastía Tang. Gracias a sus arduos esfuerzos, el imperio Tang fue rescatado de las ocupaciones rebelde en varias ocasiones críticas.

El gran general Guo Ziyi rescató a la Dinastía Tang sin ayuda (Jessica Chang/La Gran Época)

En una ocasión, un ejército rebelde ocupó una montaña y mantuvo esa posición elevada, por lo tanto el ejército Tang estaba en desventaja. Guo Ziyi envió 4.000 soldados de caballería a la parte posterior de la montaña y ordenó al ejército de Tang retirarse de la parte delantera, engañando al enemigo que finalmente dejó su posición ventajosa. Tan pronto como el enemigo abandonó la montaña, la caballería de Tang la ocupó y cambió las banderas, dando un giro de 180 grados, atacando y derrotando de inmediato al enemigo.

El logro de Guo provocó los celos de los demás, que lo etiquetaron como un canciller traidor; en consecuencia, el emperador le quitó su poder militar.

Poco tiempo después de su degradación, las fuerzas del enemigo realizaron un ataque sorpresa a la capital Chang'an mientras el ejército Tang estaba ausente. El emperador no tuvo más remedio que reinstalar a Guo y ordenarle luchar contra al enemigo. Sin ningún ejército disponible, Guo tuvo que pasar a la línea del frente con sólo veinte guerreros, pero empezó a reclutar a la gente para el ejército en su camino. Gracias a su reputación militar, logró reunir más de 10 mil seguidores, antes de llegar a las inmediaciones de la capital. Para entonces, el emperador había huido y la capital había sido tomada por más de doscientos mil soldados enemigos.

Debido a la poca resistencia durante la toma de la capital, el enemigo comenzó a sospechar, así que Guo decidió aprovechar su sospecha. Envió una tropa a la montaña cerca de la capital y encendió decenas de miles de pilas de fuego y batió tambores haciendo ruidos de entrenamiento militar. Mientras tanto, envió a algunos jinetes de caballería para que patrullaran a una distancia visible desde la muralla de la ciudad, pretendiendo que un gran ejército podría llegar pronto. Además, fueron enviados espías a la capital para difundir rumores: "¡El General Guo está de vuelta! ¡El general Guo está de vuelta! ¡El ejército de Tang va a regresar!" Alarmados por los rumores, el enemigo entró en pánico y se retiró de la capital.

La Dinastía Tang enfrentó otra crisis cuando Guo tenía casi setenta años. El ejército rebelde hizo alianzas con los estados vecinos y con más de trescientos mil hombres atacó a Tang en todas las direcciones. Una vez más, a Guo se le ordenó defender Tang. Él, sin dudarlo, se dirigió presuroso al frente.

Cuando supo que el líder de los rebeldes había muerto de una enfermedad y hubo conflictos entre los diferentes ejércitos enemigos, Guo decidió que era hora de dividir esas alianzas.

Había un general líder del lado enemigo que conocía a Guo y lo admiraba mucho y creyó el rumor de que Guo había muerto. Entonces, Guo decidió visitar al general en su campamento, pero esta vez fue solo, a pesar de las fuertes quejas de los demás.

Cuando llegó Guo con unos pocos guerreros al campo del enemigo, quedaron todos petrificados. Guo, tranquilamente se quitó su armadura, bajó la lanza y caminó hacia el campamento del general. El general quedó sorprendido pero encantado de encontrarse con Guo quien logró con éxito que el general cambiara de idea e incluso, se prometieron nunca combatir entre sí. El general retiró su ejército y lo llevó a su estado.

Una vez más, la dinastía Tang fue rescatada por Guo.

El general Guo Ziyi murió a la edad de 85 años y se ganó el respeto de todos. El emperador estaba tan agradecido por su contribución, que trató a la familia y sus descendientes, con gran honor. Guo fue deificado en religiosidad popular después de su muerte.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.